miércoles, 7 de junio de 2017

PACO UREÑA, UNA FAENA PARA INTEGRISTAS

La corrida de Victorino proporcionó argumentos para dos aspectos de la tauromaquia. La tauromaquia del toro bravo, encastado, como Pastelero-20, que sigue la muleta pero intentando desbordar al torero, que sólo se entrega ante el dominio y que el dominio sólo se alcanza mediante el riesgo. La otra tauromaquia, la del toro noble, como Murmullo-75, que sigue la muleta sin poner en ningún aprieto al matador, siempre que este sea capaz de dominarle con oficio.

Pastelero-20 toro bravo y encastado, acometía con fiereza y nobleza


Murmullo-75, toro bravo y noble

Ureña firmó la tauromaquia del riesgo, de la entrega, de la decisión y de la grandeza. Ya demostró en un quite por gaoneras al noble segundo toro, que venía a por todas y frente a Pastelero-20 firmó una gran obra. Lo consintió en las dos primeras series por la derecha, perdiéndole pasos pero sin dejar el sitio bueno frente al toro en cada arrancada. Desengañado tras estas dos series, firmó otras dos de gran pureza y dominio, llevando al toro hasta donde su embestida permitía. Una serie de naturales podía haber dado paso a la preparación para la muerte, pero ahí Ureña quiso seguir toreando lo que alargó la faena innecesariamente y luego de una entrada entregada a matar que dejó una estocada algo tendida, el toro se tragó la muerte. Una gran faena que aunó la cabeza para dominar al toro con la entrega al riesgo de la embestida.



Paco Ureña, sometió la brava y fiera embestida de Pastelero-20

Talavante, que está en estado de gracia, sorteó al noble Murmullo-75 y lo toreó a placer, consiguiendo algunos naturales notables dentro de una faena clara y ordenada, no exenta de algún alegre artificio. Ve Talavante claro a los toros, lo ha demostrado en esta feria, pero le falta redondear una faena ante un toro de más casta que nobleza.


Alejandro Talavante toreó a placer al bravo y noble Murmullo-75


Dos aspectos de la tauromaquia, la faena de gusto y calidad ante el toro noble y la faena de decisión y dominio ante un toro encastado. Sin duda la preferencia de los integristas está con el toro encastado, que ofrece al tiempo, el riesgo y la gloria.
Buscaplebes-58 embistió con alegría al caballo en tres varas

Fotografías de Andrew Moore
Publicado en Opinión y toros

4 comentarios:

  1. De Paco Ureña me gusto como pudo con el toro, y la emoción que llevo a los tendidos. Como decía mi prima Nenuca, se va "a los toros", nadie va a "los toreros", y ayer fue un dia de toro y de emocion

    ResponderEliminar
  2. Disiento Andrés. Y no soy muy dado a estos comentarios, pero para mí, creo que Ureña dejó que se toreara solo. Hace gracia lo de perder un paso . Y Ureña es de mi devoción , pero vi al toro muy, muy por encima del torero

    ResponderEliminar
  3. Que bueno lo de tu prima Nenuca. Gracias por expresar tu coincidencia Chito

    ResponderEliminar
  4. Hay una fuente de discrepancia habitual y es al calibrar las condiciones del toro. Si tu consideras que Pastelero se toreaba solo, es normal que te parezca que los pasos que perdió en las primeras series eran defectos y las series posteriores ligadas eran porque había tardado en entender la buena condición del toro. Yo ví que si no hubiera dominado al toro en las primeras series y le perdía pasos porque era mucha la acometividad o fiereza del toro, no hubiera podido enjaretarle las series ligadas. Gracias por expresar tu discrepancia Manuel.

    ResponderEliminar