lunes, 17 de agosto de 2015

ESPECTACULAR PEDRAZA DE YELTES EN DAX

Otro espectáculo es posible, incluso necesario. Los toros de Pedraza de Yeltes lidiados en Dax lo demostraron. Espectaculares tercios de varas. Bravura con nobleza en la muleta. Público satisfecho y titulares en los periódicos.

Feria de Dax : la corrida de Pedraza de Yeltes en images
Gabin Rehabí montando a Tabarly, pica a 
Resistente de Pedraza de Yeltes
Foto de Sud Ouest

Cuatro de los seis toros entraron tres veces al caballo. Los picadores no les apuraron y convirtieron el tercio de varas en un espectáculo. Parecía establecerse una competencia entre Tito Sandoval quien pico al primero, moviendo bien la montura y Gabin Rehabí, espectacular en su monta, aunque poco certero en sus puyazos que cayeron traseros.

Feria de Dax : la corrida de Pedraza de Yeltes en images
Francisco María defiende a su caballo junto a un monosabio,
de una nueva carga de Fantasioso, 
después de haber sido desmontado en la primera entrada.
Foto de Sud Ouest

Pedro Iturralde con el bravo tercero, picó con más sobriedad y gran dominio del caballo. La traca final corrió a cargo de Francisco María, quien asumió riesgos en toriles cuando el toro se le vino encima queriendo demostrar que en el ruedo el único que cabía era él y no dejó salir apenas al caballo cuando se tiró por él hasta tres veces, descabalgando al piquero y debiendo defender la montura Bonijol en su papel de monosabio.

El mayoral de Pedraza de Yeltes y Juan del Alamo
saludan al acabar la vuelta al ruedo
tras la muerte del sexto toro

El espectáculo de la bravura es el espectáculo de la fiesta de los toros. Dos toros de vuelta al ruedo, el tercero y sexto picados por Iturralde y María que eran el lote de Juan del Alamo, quien no perdió los papeles delante de dos toros bravos y espectaculares, uno más de torero y otro más de público, con ambos mantuvo el tipo.

Los seis picadores y el propietario de la cuadra de caballos
salen al ruedo a recibir los aplausos del público


El mayoral a hombros, los picadores saludando desde el ruedo, junto al propietario de la cuadra de caballos Alain Bonijol. El público aplaudiendo a rabiar y  por la noche sólo unos breves comentarios elogiosos hacia Pepe Moral quien había salido por la puerta grande junto a El Juli, en la matinal de Garcigrande, dejaban paso a un torrente de conversaciones acerca de la gran y brava  corrida de Pedraza de Yeltes que había lucido mucho más, gracias al concepto imperante en Francia de que la corrida de toros tiene tres tercios y que debe ser vibrante y espectacular en todos ellos.