jueves, 25 de junio de 2015

EL CONTROVERTIDO PUBLICO XIV

Hagamos un primera división fundamental del público que asiste a una corrida, y tendremos dos grupos: primero, el de los espectadores que no pagan; segundo el de los espectadores que pagan.

Público en las taquillas de Las Ventas. 2011

Los espectadores que no pagan son más de los que tú, lector, por más suspicaz que fueres, acertarás a calcular. Tú ya cuentas con que la Empresa tiene compromisos, y los diestros también, y también los apoderados de los diestros, y los ascendientes, descendientes colaterales y afines de empresarios, diestros y apoderados. Sabes que hay que contar con la propiedad de la plaza, y con el periodismo, y con las autoridades, y con los agentes de las autoridades. No te olvides del servicio de la plaza y de los ayudantes y subayudantes del servicio.

Público en las taquillas de la calle Victoria. 1942
Fotografía de Baldomero

(…)
Y vamos al segundo grupo. Es extraño; pero hay gentes que si quieren presenciar una corrida han de gastarse el dinero. 


Filosofía del toreo. B. Torralba de Damas. Espasa Calpe. Madrid 1932. Pag 44





jueves, 18 de junio de 2015

UNA REALIDAD INCÓMODA

La Galería y editorial Modus operandi ha tenido a bien incluir entre la selección de textos de su volumen de cuentos costumbristas, titulado QUERENCIAS, mi relato breve UNA REALIDAD INCÓMODA, que publico a continuación.
Leer, dice Jorge Luis Borges, es una actividad posterior a la de escribir, más resignada, más civil, más intelectual. Quizá por eso, añado yo, escribimos tanto y leemos tan poco.




UNA REALIDAD INCOMODA

Mamá, papá, creo que lo debéis saber por mi. Es preferible que os enteréis por lo que yo os cuente que por lo que podáis oír por ahí.
La gente murmura, habla, comenta. Generalmente con mala intención. Cuando en realidad no hay nada malo. Cada uno debe poder elegir su vida sin molestar a los demás.
Ya sé que desde hace tiempo se viene comentando, incluso en el colegio se llegó a hablar de ello: que si Ignacio es un poco rarito, que si Ignacio va con hombres mayores que él, que si no se sabe donde anda cuando desaparece los fines de semana. Pero os prometo que no hago nada malo, es solamente que a la gente le cuesta aceptar, a los que no son como ellos creen que es todo el mundo. Ya sabemos que lo que la gente considera todo el mundo, es solamente aquello que tiene más cercano, aquello más común y anodino que les rodea, que cualquier actitud distinta es fácil y rápidamente estigmatizada. Que quienes no andan por la vereda marcada por los bienpensantes (esos hipócritas) o quienes se atreven a hacer, pensar o experimentar cosas distintas son rápidamente señalados con el dedo. Pero el mundo, la vida es más, es más grande, es más diverso que los nos quieren hacer creer las gentes de mentes estrechas y actitudes siempre violentas y vagamente chulescas, con las que nos quieren reconducir a lo que llaman la normalidad.
Pero, queridos padres, vosotros siempre me habéis entendido. El amor, el cariño es la mejor forma de comprensión y sé, estoy seguro, que no me va a faltar en este momento. Por eso quiero compartirlo con vosotros los primeros, quiero que lo veáis como una manera dichosa de entender la vida. Es difícil, ya lo estáis viendo. Me cuesta decirlo en voz alta. No es fácil hacer acopio de fuerza. Me falta resolución. Me tengo que acordar de todo lo que he pasado intentando, si no ocultar, al menos disimular mi diferencia. Creo, incluso que podríais estar orgullosos de vuestro hijo, aunque en esta sociedad actual no sea fácil.
Hay muchas opiniones en contra, hay una corriente de estigmatización hacia el diferente, incluso políticamente no está bien visto. La izquierda y la derecha lo aceptan, pero muchas veces, al tiempo que lo aceptan prefieren mirar para otro lado. Ya se acabaron los tiempos en los que se podía decir que era una actitud contra natura, pues socialmente no es admisible, pero aun así el pensamiento va por un camino más lento que la palabra. No se dice, pero seguro que muchos lo piensan. Otros, aun aceptándolo, prefieren no mezclarse con gente de ese ambiente, no hablan de prohibirlo pero dejan ver que no es lo suyo, que no están a gusto en ese mundo.
Pero yo os puedo asegurar, padres queridos, que para mi es mi vida, que no podría vivir sin ello, que es, a pesar de todos los percances que me han ocurrido por mantenerme fiel a mis convicciones, a mis sentimientos, de donde saco la fuerza para vivir.
La emoción me supera y no puedo seguir explicando más, sólo espero vuestra comprensión. Os lo digo, para que lo sepáis por mi boca y no por habladurías. Os lo digo en corto y por derecho. Papá, mamá, SOY AFICIONADO A LOS TOROS.

Mostrando 20150617_195840.jpg
Mº Rosa con Merche y África en la presentación del volumen QUERENCIAS
delante del cuadro de Tico de la Rosa,
 que nos acompañó en la portada de los programas de la feria de San Isidro


PRESENTACIÓN DE QUERENCIAS
Albert Camus escribió que España, sin tradiciones, no sería más que un bello desierto. Tradiciones y costumbres se engarzan en esta antología de relatos donde los autores nos desvelan cuáles son sus querencias: Andrés Amorós, Aquilino Duque, Antonio Burgos, Carlos Colón, Domingo Delgado de la Cámara, Antonio García Barbeito, Tomás Paredes, Manuel Jesús Roldán, André Viard y Javier Villán son sólo algunos de los escritores que pueblan estas páginas, salvándolas de la sequía que predijo Camus, con cuentos costumbristas, cautivadores por su sencillez, por contener la magia de lo cotidiano, cualidades que los hacen intemporales y universales. En una época en la que se busca con desesperación la tumba de Miguel de Cervantes a pesar de que casi nadie lee ya libros, la editorial Modus Operandi se afana en una quijotesca cruzada literaria: recuperar un género tan nuestro y olvidado como el costumbrismo. Éste es el objetivo de la presente obra, una recopilación de cuentos que oscilan desde la vertiente más pura del costumbrismo hasta el surrealismopícaro, pero todos con algo en común: descubrir las querencias de sus autores. La Real Academia Española define la palabra querencia como “acción de amar o querer bien”, “inclinación o tendencia del hombre a volver al sitio en que se ha criado o tiene costumbre de acudir” y “tendencia natural de un ser hacia algo”. En este libro, hay relatos que tratan sobre el puesto de frutos secos de la Manuela, sueños blancos de nieve, torrijas bañadas en miel, banderilleros a los que se les atravesó la vida, Nochebuenas malditas, pardales que aprenden a volar, primeros amores, dioses y Santos.


jueves, 11 de junio de 2015

FRANCIS WOLFF: LA EMOCIÓN ES LO SINGULAR DE LA CORRIDA DE TOROS

“Filosofía de las corridas de toros” es un texto fundamental para entender y defender la corrida de toros, así como el divulgado “50 razones para defender la corrida de toros”, su autor Francis Wolff, catedrático de Filosofía en la École Normal Supérieure de Paris, expuso en la Tertulia de Jordán sus líneas principales con argumentos sencillos de expresión y complejos de contenidos.

Francis Wolff en la Tertulia de Jordán

Distingue entre Tauromaquia, concepto global que se dio en muchos países del Mediterráneo, y corrida de toros, que constituye una de sus expresiones. Esta modalidad nació en España y se extendió a otros países, que la han enriquecido con sus aportaciones.


Pese a su larga tradición, las corridas de toros son un espectáculo moderno. Rebosan de argumentos para su defensa, pero el problema es de imagen, de la necesidad de conseguir que los argumentos salgan del círculo de los aficionados a los toros y lleguen a la sociedad. Distingue Francis Wolff entre ecologistas y animalistas y estima que los aficionados coinciden con los ecologistas como defensores de los ecosistemas, del equilibrio de las especies y la defensa de las especies amenazadas, mientras que se enfrentan con los animalistas preocupados por el bien o el mal que se hace a cada animal individual. Comenta que está creciendo una tendencia, que llama anti-especie, que valora que se debe defender la vida en cada animal, sea cual sea su condición o utilidad para el hombre. Sin tener en cuenta los distintos contratos que ha firmado el hombre con los animales: mascotas, domésticos o salvajes. El toro estaría en una posición difícil de definir entre los domésticos y salvajes.


La emoción marca la singularidad de la corrida de toros, el combate entre la bravura del toro y el poder sereno de la inteligencia del torero.

Francis Wolff

No sólo la defensa de la corrida de toros ocupa su labor, la ética del torero, una ética del ser y no del acto, el concepto del toreo como una fusión de ética, técnica y estética. La definición del arte en el toreo, no en las corridas de toros, matiza, sino en el quehacer del torero, que crea un arte contemporáneo con cánones clásicos, pone la discusión en el concepto del arte y no en la adecuación del toreo al mismo, son algunos de los temas que salieron en la tertulia.




Todo ello aderezado con humor, el mismo que rebosa en el prólogo a su libro escrito como un presunto diálogo de Sócrates con sus discípulos acerca de la corrida de toros. Esa presunta transcripción de un diálogo socrático, se compadece bien con el aspecto físico de Francis Wolff, que recuerda al que conocemos de Platón, cuerpo poderoso, de anchas espaldas y amante de los placeres de la mesa.

Francis Wolff, Rafael Cabrera y Pepe Carlos Fernández-Villaverde


Parisino, llegó a los toros de casualidad y por curiosidad, en unas vacaciones de juventud, y mantiene desde entonces, hace ya más de 40 años, su abono en Nîmes. Su dedicación al estudio de las corridas de toros es sólo una pequeña parte de su trabajo y opina que se debe volcar el prestigio adquirido en la profesión en la defensa de las corridas de toros y no adquirir prestigio en la defensa de las mismas. En la actualidad, está inmerso en un proyecto para mostrar al gran público el porqué de las corridas de toros.

ESCRIBIR PARA COMPRENDER

Hay una superabundancia de aficionados escribiendo acerca de los toros y me temo que hay muchos menos leyendo. Sólo en Opinión y Toros, el portal que acoge mis apuntes desde su creación hace ya más de 10 años, somos 8 ó 10 los que, en San Isidro, dejamos nuestro granito de opinión, empezando por su director y acabando en mis apuntes. Con otros portales de aficionados y los blogs en internet, en español y francés, pasamos fácilmente de los 50. En Twitter y Facebook hay centenares de aficionados escribiendo sus impresiones.


Eso sin contar los que cobran por escribir en la prensa impresa, las infrecuentes radios y televisiones, las agencias y los portales taurinos oficiales u oficialistas, más los gabinetes de comunicación, por frugales que algunos sean, de ganaderos, toreros y empresarios. Todo ello en un momento en que las corridas de toros están en un bajón en la aceptación popular e incluso hay opiniones de destacados empresarios pesimistas sobre el futuro, así como intentos de poner la zancadilla, cuando no abolirlas, desde los propios programas políticos, que ya tiene mérito que la prohibición de las corridas de toros pueda ser un reclamo electoral.


El impulso de escribir de toros, existe y su costumbre se dispara. Como supongo que todos los que escriben tienen claro que su aportación no va a influir en el desarrollo de la tauromaquia, salvo como la pequeña parte de una ola de opinión, y eso en el caso de acertar en el diagnóstico de los males y la predicción del futuro, se me ocurre que debe haber otra razón que nos impulsa a escribir y creo que sencillamente es comprender mejor.


Se escribe para comprender, para ordenar las ideas propias, para enfrentarse con la realidad de aquel natural que no te enteraste y que todo el mundo apunta, o con ese toro que te pareció bravo y muchos dicen que no pasó de pastueño. Escribir no deja de ser un ejercicio de humildad, un grito de tu afición, desnudarse ante los demás exponiendo tu criterio, tu opinión concreta, tus errores públicos, tus aciertos secretos. Nadie te dirá, salvo que alcances una gran notoriedad, que te equivocaste al apreciar el juego de un toro o el valor de un torero, mucho menos que definiste con claridad una situación complicada o que supiste ver un toro que se mostró muy cambiante o la decisión de un torero que finalmente no acertó con su faena.


No puedes por menos que escribir el interés de una corrida correosa o el gusto de un torero ante un toro que jamás se entregó y no puedes contenerte sin escribir cuando un torero te hizo rozar el cielo con las manos o un toro se abalanzó sobre el caballo con alegría y poder.


Aunque sepas que tienes que mandar tu escrito a tus amigos para que te lean o no te interesen los cientos (o incluso miles) de lectores que desconoces y que averiguas que se han conectado a tu blog desde países exóticos, tienes que escribir para alcanzar a entender cabalmente la belleza, para disfrutar de nuevo de la emoción, para comprender aquellos comportamientos que no acabas de definir correctamente.



Escribimos porque amamos las corridas de toros y queremos mantenerlas en nuestro corazón, en nuestra memoria. Comprender es amar y escribimos, como vivimos, para amar.

Publicado en www.opinionytoros.com

lunes, 8 de junio de 2015

BRILLO APAGADO


El broche de Miura tuvo más brillo que la semana que cerraba la feria. Al menos Miura cumplió, con un brillo un tanto apagado, que quizá sólo desprendía luz en relación con la semana precedente, pero que tuvo sus grandes momentos.

Rafaelillo
 
Rafaelillo demostró que ser un especialista en duras corridas, no quita para mantener las ganas y no embotar el gusto. Inédito en el flojo primero, al cuarto le recetó una faena de valor y conocimiento, en la que los alardes de rodillas y los cites de lejos, iban unidos a dominadores pases rematados abajo para llevar al toro bien sometido. Se lució en un cambio de manos y un gran natural y cuando acariciaba el triunfo, pinchó por dos veces, enfriando el triunfo pero no el reconocimiento de la afición, que le aclamó en una ovacionada vuelta al ruedo.
 
Rafaelillo
 
Javier Castaño, con más aguante que poder, sorteó las malas intenciones del quinto, con poco brillo, como poco brillo tiene su cuadrilla, en el que el cambio de Adalid por Otero ha restado personalidad, por más que ambos sean grandes banderilleros, lo que no parece el caso de Marco Galán, fantástico lidiador y no tan bueno con las banderillas en las que incluso resultó cogido. Tito Sandoval no ha tenido una gran feria.

Javier Castaño
 
Serafín Marín, encogido, resultó superado por su lote, y cerró la corrida, la llamada semana torista y la feria, con cierto desánimo, el mismo que nos invadía a muchos cuando dejábamos Las Ventas a la que sólo volveremos esporádicamente hasta la feria de otoño.
 
Miura
 
 
Fotos de Andrew Moore
Publicado en www.opinionytoros.com
 

viernes, 5 de junio de 2015

TORERÍA Y RIESGO

El sexto toro, Baratero, negro entrepelado, cornivuelto, de 492 Kg según la tablilla, arrancó en el momento de la suerte suprema contra su matador al que arrebató la muleta con el pitón derecho y no la soltó hasta después de ser apuntillado.

Baratero arrebata la muleta a Escribano

Ni los esfuerzos de Manuel Escribano quién en vez de soltar la muleta, para matar con menos riesgo, la mantuvo en su mano izquierda forcejeando por ella con el toro, ni los intentos de su peón Antonio Manuel Punta, consiguieron arrebatar la muleta del pitón derecho de Baratero. Da escalofríos pensar lo que hubiera ocurrido si llega a enganchar al valiente matador.

Escribano

Quizá la faena de Escribano a este Baratero pueda resumir una tauromaquia: Vistoso con el capote, Escribano arriesgó en banderillas hasta el punto en que el toro, en el tercer par, le arrancó una medalla que llevaba al cuello; con la muleta, el valiente torero obligó a pasar al toro por la derecha consiguiendo un pase largo y por la izquierda en dos grandes naturales de frente.

Escribano

Nada más y nada menos, obligar a pasar a un toro encastado y fiero por los dos pitones obedeciendo a la muleta del torero, después de haberle dejado lucir su casta en los dos primeros tercios.

Urdiales


Antes sólo Urdiales había construido sus bellos pases sueltos, con el más noble primer toro de una corrida de Adolfo Martín, encastada, variada de comportamiento, justa de hechuras y que nos permitió sacarnos la espina de una semana más decepcionante en toros de lo esperado.

Fotos 2, 4 y 5 de Andrew Moore
Foto 1 de Muriel Feiner tomada de Opinión y toros
Foto 3 de JMSV tomada de Larga cambiada
Publicado en www.opinionytoros.com con la foto de Muriel Feiner

jueves, 4 de junio de 2015

EROSIÓN ACELERADA. EL APUNTE DE LA CORRIDA DE BENEFICENCIA


El edificio de la tauromaquia actual se degrada y erosiona de manera acelerada, a base de toros dóciles, lidias carentes de sentido, público festivalero y carteles sin interés.

 
Los mansos de la plaza arropan a un manso de lidia
No he encontrado ni una foto de los toros en el caballo

Los toros de Victoriano del Río elegidos por el ganadero, o quién sabe si por los mismos toreros quienes, señaladamente El Juli, conocen y acuden con gran frecuencia por la ganadería, fueron mansos de la variedad huidizos, aunque una vez superado el susto que les daban los picadores, acudían con docilidad a los engaños de los matadores.

Brindis de El Juli a David Mora

Las faenas organizadas en un vaivén de viajes de los toros, sin riesgo, emoción, apreturas, ni por supuesto un asomo de estética, consisten en un constante apartarse del viaje de los toros para no molestarlos, sin darse cuenta que en ese no molestar a los toros se diluye el interés de la tauromaquia.

El Juli

El público dedicado a sus bebidas y charlas, y procurando no chapotear en exceso en el vertedero en que se convierten los tendidos, prestan escasa atención a lo que ocurre en el ruedo, ni siquiera a lo más superficial o pintoresco, o quizá que ni eso les interesa.

Perera


Anotar en lo positivo, el inicio de la faena de muleta de Perera al cuarto y el riesgo que asumió El Juli al matar el tercero y quinto prescindiendo del julipié, quedándose en la cara del toro y saliendo achuchado, pues, al parecer después de tanto tiempo saltando desde detrás de la oreja de los toros para clavar el estoque, no sabe hacer la suerte. Poca cosecha para tanto bombo de la degradada corrida de Beneficencia.

Fotos 1 y 2 de JMSV en Larga cambiada
Fotos 3 y 4 de Andrew Moore
Publicado en www.opinionytoros.com

miércoles, 3 de junio de 2015

ESPEJISMO

Mansos, claramente mansos, tristemente mansos, los toros de Cuadri. Con poder alguno de ellos, el golpe de riñones del segundo en el caballo, el seco topetazo a la carrera del castaño cuarto, no fueron suficientes para compensar la mansedumbre que les hizo remisos en las embestidas, tardos, irremediablemente mansos.

Tejedor nº 23

No es, sin embargo, una mansedumbre obediente. Los toreros tuvieron que estar muy atentos toda la tarde pues los toros no permitían descuidos. La falta de viveza les hacía lentos de reacciones pero estas siempre fueron serias, midiendo a los toreros e, incluso, al público.

Luis Miguel Encabo

En tarde de decepción con los toros se mide más a los toreros y estos cumplieron suficientemente, sin heroicidades, sin arriesgar más de la cuenta, que bastante riesgo era estar delante de las moles de los Cuadri y salir airoso. Estuvieron dignos delante de los toros, buscando incluso el lucimiento, tanto Robleño en el segundo, como Aguilar en el tercero y Encabo en el cuarto.

Fernando Robleño


Esperábamos más de los Cuadri, si no de toda la corrida, al menos de algún toro, más celo, más viveza, bravura, pero parece que la Tierra prometida de la semana de los toros exigentes, se va convirtiendo en un espejismo que conforme nos vamos acercando, se va diluyendo de nuestras retinas, para encontrarnos con el triste paisaje de la desesperante mansedumbre.

Fotos 1 y 3 de Andrew Moore
Foto 2 de JMSV tomada de Larga Cambiada
Publicado en www.opinionytoros.com

lunes, 1 de junio de 2015

PEQUEÑO OASIS

Se acabó la travesía del desierto. A decir de quienes lo vieron, incluso hubo un atajo, y el viernes, los toros de Juan Pedro Domecq dieron alegrías, lo que podría ser un oasis reparador camino de la Tierra prometida.
Hoy esperábamos poder llegar a dicha Tierra prometida tras la larga travesía del desierto que iniciamos el lejano 12 de mayo, al finalizar la corrida de Pedraza de Yeltes.
Robleño con Agradecido
Llegamos a las puertas de lo que parecía la Tierra prometida de la casta, pero aún no manaban los manantiales de leche y miel y ya de las huríes ni hablar.
Cierto que todos los toros de Baltasar Ibán salieron encastados, que no es sino la condición que diferencia el comportamiento bravo de la obediencia bovina, pero esperábamos mayores dichas.

Bolívar toreando con el pico a Provechoso
El tercero fue bravo, aunque su matador Luis Bolívar no fuera partidario de darle distancia en el caballo, lo cierto es que se embistió con prontitud y celo, se fue arriba en banderillas haciendo tomar el olivo a los peones y tuvo más de una veintena de buenas embestidas en las que no se puso de acuerdo con su matador quien a pesar de darle distancia, le costaba aguantar al toro y mucho más ganarle el terreno.
Sartenero de gran trapío

Los otros toros fueron diferentes versiones. Más flojos los dos primeros, se acabaron muy pronto el noble cuarto y el impresionante quinto, y el sexto se partió una mano, para dar paso a un feo Torrealta, de sucio comportamiento  como el color jabonero de su capa, que parecía barrosa, cuyas embestidas fueron el espejo donde se pudo apreciar palmariamente, la diferencia entre las dificultades que ofrece la casta brava de los Ibanes y el mal comportamiento de un toro cuya estirpe creíamos haber abandonado en la larga travesía del desierto.
Fotos de Álvaro Marcos tomadas de Las Ventas
Publicado en www.opinionytoros.com con foto de Muriel Feiner