viernes, 27 de febrero de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 4.3 UN CANARIO ILUSTRE

4.3 UN CANARIO ILUSTRE

En la isla de La Palma una céntrica plaza en la capital, Santa Cruz de La Palma, donde además se ha erigido un busto del torero, recuerda a José Mata. Se inauguró el 17 de junio de 1999 y es obra del escultor Pereda de Castro. 


Lucy Martin Mata, sobrina de José Mata,
 junto al busto en honor al torero en la plaza que lleva su nombre
Tomado de Jose Mata torero

Curiosamente en dicha plaza están las oficinas de la televisión pública canaria, siempre importante para mantener su recuerdo y para cuyos periodistas José Mata está cercano, tanto que pasan por delante de su estatua a diario. 

Diario de Avisos, 21 de junio de 1999

Como la isla de La Palma no tiene tradición taurina, el torero es un recuerdo algo excéntrico, un palmero ilustre que se dedicó a una actividad semidesconocida y que para las generaciones más jóvenes resulta lejana y, en el mejor de los casos, curiosa. A petición de su director, el poeta, escritor y pintor Anelio Rodríguez Concepción, publiqué en la revista La Fábrica (miscelánea de arte y literatura) del año 1998 una breve semblanza de Mata y el toreo, para intentar iluminar tan extraña actividad para los intelectuales isleños.

   

Inauguración de la placa en recuerdo de José Mata
en su pueblo natal Las Tricias

El desconocimiento de la tauromaquia no impide el reconocimiento como personaje, por ello en su lugar natal, Las Tricias, una placa colocada por el Ayuntamiento de Garafía al que pertenece, le recuerda haciendo reseña de su actividad como cineasta y torero.




"Homenaje a José Mata" el 25 de junio de 1993
en el "IV SALON DE TAUROMAQUIA"  
Centenario de la Plaza de toros de Santa Cruz de Tenerife
Entrada y programa

En la isla grande, Tenerife, queda un rescoldo de afición taurina alrededor de José Méndez Santamaría, animador y presidente de la Peña Taurina de Tenerife, quien mantiene el recuerdo de los dos matadores canarios, de quienes ha publicado sendas biografías, y siempre ha defendido en actos y artículos la memoria de José Mata. 
Defensor del recuerdo de José Mata ha organizado, promovido o participado en numerosos actos públicos de reconocimiento del matador canario, a quien ha dedicado numerosos artículos en su homenaje y memoria.

Andrés García Mata, Nery Mata, José Méndez Santamaría 
y dos miembros más del Club Taurino de Tenerife en el
"Homenaje a José Mata"

También la efímera Peña Taurina femenina de Santa Cruz de Tenerife fundada en 1972, tomó el nombre de José Mata, para así mantener el recuerdo del torero ya fallecido.


Invitación a la Exposición-homenaje a José Mata
el 4 de diciembre de 1998 en La Palma
Las fotos de los actos en memoria de José Mata son una cortesía de José Méndez Santamaría

En la turística Playa del Inglés en Maspalomas, Gran Canaria, el novillero canario Orlando Ramos montó una plaza portátil que llevó el nombre de José Mata. La plaza existe todavía aunque dedicada a espacio de música y fiesta. Orlando Ramos presume de haber matado toros en ella, aún después de la Ley canaria 8/1991 de protección de los animales, puesto que, afirma, dicha ley se refiere a los animales domésticos o de compañía y no a los toros bravos, aunque los costes hacen inviable el espectáculo como ya ocurriera anteriormente con las distintas plazas que acabaron cerradas o demolidas.

La Plaza de toros de Playa del Inglés

Treinta años después, cuarenta años, toda una vida por medio, se siguen haciendo homenajes a José Mata. Gran cantidad de los que mantienen su recuerdo no le han conocido o apenas le han tratado. Pero continúa José Mata en la memoria de muchos, en Canarias, en Madrid o en tierras de Castilla. 




Placa en memoria de José Mata 
en la plaza que lleva su nombre en Nava de la Asunción

Se recuerda no sólo su muerte, por otra parte siempre presente aunque agazapada en la fiesta de los toros, se recuerda su vida, y por tanto la tragedia que se cebó en un hombre capaz de mantener su ilusión en circunstancias adversas, que luchó confiado en su capacidad y al que la muerte se cruzó con su destino cuando se empezaba a ver la ansiada recompensa, la oportunidad de torear con regularidad, la posibilidad de triunfar. Se recuerda al héroe trágico cogido entre el triunfo y la muerte, imagen de la fiesta de los toros donde el peligro de la muerte agazapada no niega la vida, pero donde la gloria, esquiva, no se descubre ante todos los que la llaman, aunque la llamada nunca está exenta de riesgo.

Diles que no me olviden

FIN

Próxima y última entrada: 5. AGRADECIMIENTOS


Publicado anteriormente

3. LA TRAGEDIA DE VILLANUEVA DE LOS INFANTES 3.1 La personalidad de José Mata http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2015/01/diles-que-no-me-olviden-tras-las_16.html
4. NO HAY OLVIDO PARA LOS HEROES 4.1 Una historia conmovedora http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2015/02/diles-que-no-me-olviden-tras-las.html
4.2 Recuerdos que atraviesan el tiempo.
 http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2015/02/diles-que-no-me-olviden-tras-las_13.html

jueves, 26 de febrero de 2015

JOSE LUIS BOTE, PROFESOR DE TAUROMAQUIA

“Hay todo un mundo desde que el toro coge la muleta hasta que la suelta al terminar el pase”, dice José Luis Bote, matador de toros y codirector de la Escuela de Tauromaquia de Madrid Marcial Lalanda, en la Tertulia de Jordán el pasado 25 de febrero.


Jose Luis Bote en la Tertulia de Jordán
Fotografía de Andrew Moore

Ese mundo es el toreo, que Bote ha vivido desde sus 9 años, cuando se enfrentó por primera vez a una becerra, hasta ahora que comparte la dirección de la Escuela en la que estuvo como alumno en su fundación. La conversación se entrecorta al inicio, pues ha ocurrido une emergencia que tiene que atender y ha sido una cornada de un alumno de la escuela, que estaba toreando junto con El Fundi, en una clase práctica en una ganadería extremeña. Gajes del oficio que demuestra su dureza cuando menos se piensa.
José Luis Bote habla pausado, suave, consciente de los problemas y sabedor de que las prisas y los nervios son para los malos toreros. Sus opiniones denotan conocimiento y experiencia  y las desgrana con orden, con un tono de voz cercano y una afable expresión profesoral.


José Luis Bote
Fotografía de Andrew Moore

La Escuela cuenta en la actualidad con 32 alumnos, divididos en tres niveles, donde les enseñan desde el necesario toreo de salón hasta la historia del toreo y las características de las distintas ganaderías y encastes, sin olvidar las clases prácticas en las que el año pasado torearon los alumnos más de 400 reses. En años pasados la Escuela llegó a tener hasta 200 alumnos matriculados en un año, pero ahora además de la proliferación de escuelas en diferentes ciudades y pueblos, no se vive un momento idóneo para la divulgación del toreo. Hasta en algunos casos los alumnos, que tienen entre 12 y 18 años han tenido problemas en sus centros de estudio por dedicarse a su aprendizaje. Escasas ayudas oficiales, baja matrícula, alta dedicación, mucha vocación.


El Fundi, José Luis Bote y Joselito
Codirectores de la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda

Defiende el papel de las escuelas en el aprendizaje de los futuros toreros, pues conocer la técnica es la base tanto de la creatividad, como del clasicismo. Pone como ejemplo a sus compañeros Joselito y El Fundi, que han formado un grupo desde sus inicios en la escuela, hasta ahora mismo que comparten la dirección de la misma y han sido de estilos y maneras diferentes. Lo importante es la dedicación, el trabajo, proporcionar una enseñanza de calidad y una orientación práctica adecuada y eso sólo se consigue con esfuerzo. La calidad depende además, como no, de la suerte.


En Las Ventas 
Tomada de El Mundo

Como con todos los toreros, la relación de sus cornadas marca profundamente su historia. José Luis Bote tuvo una gravísima de novillero en San Martín de Valdeiglesias, otra en Benidorm y la de Madrid en 1992 que le retiró de la primera fila del toreo, aunque siguió toreando y dejó huella en México, donde una tarde de mayo de 1996 cortó las 4 orejas y dos rabos de dos toros en Aguas Calientes. En 2005 se vistió de luces por última vez, aunque desde Francia le están tentando, vanamente dice, para que vuelva a formar cartel con Joselito y El Fundi.


Fotografía de Andrew Moore

Comparte la idea de que es necesario que haya una organización que defienda la tauromaquia, no sólo de las agresiones de los antis, sino como espectáculo digno y legal. El ejemplo de Francia, como tantas veces en los últimos tiempos, vuelve a ser fuente de inspiración, en un día triste en el que conocemos que los cursos del Aula de Tauromaquia del CEU se van a reorganizar en un nuevo formato.
Romántico del toreo, le ha dedicado la vida desde que su vecino El Yiyo le metiera, aún niño, el gusanillo de los toros y así sigue, formando parte del grupo mítico de la segunda generación de la Escuela de Tauromaquia y transmitiendo a sus alumnos su conocimiento y su pasión.

lunes, 23 de febrero de 2015

EL TORO EN EL CAMPO, FUENTE YMBRO

La visita de una ganadería es una experiencia interesante para un aficionado. La mirada, la mía al menos, aguzada en la plaza para distinguir hechuras, tamaños, hondura, trapío en definitiva, no está preparada para calibrar los toros en el campo. Se precisa tiempo, entrenamiento, costumbre, y eso, dando por hecho si no el conocimiento, sí al menos la experiencia.

En Fuente Ymbro, con el pantano al fondo

La finca Fuente Ymbro, donde están los toros y novillos de saca de la ganadería para este año, es una gran extensión de terreno ondulado, que linda con el pantano de Guadalcacín, con unas vistas más bellas a las colinas y montañas enmarcadas por el agua del pantano, que a la finca propiamente dicha, donde se suceden los cercados que rodean a un corredero, donde mueven a los toros para sacudirles la modorra, que inevitablemente debe producir la plácida vida del que espera su turno en la corrida a la que ha sido destinado.

Toro para Pamplona

Los toros apartados para Pamplona, ya se sabe los más grandes, me dicen. Para Madrid, esos de allí, y la vista se me va a un singular ensabanao. Estos otros son para Sevilla, más bonitos dicen y más chicos pienso. Los de Valencia, más cómodos, como manda el tópico. En el otro corral unos novillos, que, de cerca, me parecen toros y más allá unos toros para plazas de segunda, me comentan. Vueltas y revueltas entre toros serios, pitones enfundados, miradas desconfiadas, toros imponentes sin bajar del coche, que no quiero ni pensar como los vería desde el suelo. Luego en la plaza, cuando se lidien, las cosas volverán a su ser, los toros estarán en la escala que estoy acostumbrado a ver, en el campo es otra cosa.

Finito de Córdoba con una becerra

La tienta de tres vacas por Finito de Córdoba, torero de la casa, Saúl Jiménez Fortes y Jesús Duque, quienes matarán la cercana corrida de Valencia, entra dentro de lo conocido: capote para bregar, acometividad en el caballo, largas embestidas en la muleta, codicia unas, docilidad otras, acometidas más imprevisibles por la casta, fijeza, templanza, la gama de las reacciones de la bravura moduladas por las características de cada animal, los novilleros que esperan permiso para dar unos muletazos, la seriedad en el ruedo, “ábrela más a ver si va”, “remata abajo  que ya se levantará si se cae”, son las breves instrucciones del ganadero, quien luego decidirá si las aprueba y el semental al que las mandará en ese caso y a saber los hijos que tendrá y las notas de su familia y dará otra vuelta más al árbol de la vida y la casta brava.

Becerra galopando hacia el picador

Dentro de unos años, quizá sin saberlo, vea un toro en una corrida que despacharé con un bien, mal o regular o sin comentarios, sin ver la relación que tuvo con aquellas vacas que se estrellaban contra el peto del picador en dura defensa, sin saberlo, de su propia vida.
 
Bonito ensabanao para Madrid


lunes, 16 de febrero de 2015

EL DISCRETO ENCANTO DE LAS CHARLAS TAURINAS


Un refugio para la afición, un entretenimiento para matar el rato, una fuente de conocimiento, una manera de hacer relaciones, un espacio de propaganda de ideas, un recipiente de lugares comunes, un relato apasionado, un choque de sensibilidades y muchas cosas más son las charlas taurinas del invierno.
A las habituales de los jueves en el Aula de Tauromaquia del CEU, por donde pasa todo el que tiene algo que decir con interés intelectual, que este jueves daba, con su habitual brillantez el propio director del Aula, Rafael Cabrera, acerca del concepto de trapío y las menos habituales, para mí, pero siempre interesantes de la Asociación El Toro, he añadido las del fin de semana. Este finde he asistido a tres, nada menos, ya se sabe que días de mucho vísperas de nada.
 
Portada de El Monosabio del
Ateneo cultural Taurino Orson Welles

Victorino Martín García presentó la revista El monosabio del Ateneo Cultural Taurino Orson Welles. Esta asociación de jóvenes aficionados ha dedicado, de manera casi monográfica, el primer número de su revista a la llamada corrida del siglo. La del 1 de junio de 1982, en la que Ruiz Miguel, Esplá y Palomar desorejaron a una brava corrida de Victorino Martín. La Orson, como se denominan, es la iniciativa más interesante que conozco en los últimos años en la que un nutrido grupo de jóvenes viven la fiesta de los toros, como una más de sus aficiones culturales, sociales o artísticas y en torno a ella, se reúnen, organizan actos y crean afición e iniciativas, un poco fuera de los tópicos y ligada a las experiencias de gente de alrededor de treinta años, en un ambiente diverso y nítido. Ninguno de ellos tenía edad para poder asistir a dicha corrida, pero la reivindican como una efemérides de la fiesta, que por otra parte es como la recordamos quienes si la vivimos.
Las cabezas cambiaron de los pelos negros de la Orson, a los blancos de las matinales de Las Ventas

Santiago López y El Fandi en Granada

Santiago López, matador de toros, apoderado y miembro del equipo de Simón Casas, fue presentado en las charlas de la Peña “Los de José y Juan” por José Tomás Román, padre del torero. Con un cuidado exquisito para separar entre lo que quería contar y de lo que no quería hablar, dejó un interesante relato, continuado en la comida, del interior de la vida de un torero que empieza a abrirse camino, con sus experiencias con dos toreros tan distintos como José Tomás y El Fandi.
Lo primero, para poder hacer un torero, es el valor, dijo. Eso se tiene o no se tiene, pero no se puede enseñar, fue el titular de sus comentarios. Entiende que es necesario que exista un organismo que defienda y ordene la fiesta actual, aunque pasar de la idea a los hechos implica numerosos problemas en los que no entró. La noticia de la actuación de José Tomás en Aguas Calientes el próximo 2 de mayo, suscitó jugosos comentarios sobre su carrera y actualidad.


Cartel de las conferencias de la peña "Los areneros"

El domingo, Jesús Ron, amigo, colega de profesión y gran animador del ambiente taurino de Guadalajara, fue presentado por el erudito bibliófilo y estadístico taurino, mi querido José Mª Sotomayor, en la charla de “Los Areneros”.

Biografía de  Julián Sáiz, Saleri II
de Jesús Ron

Después de asistir a la disertación sobre los toreros de la edad de oro, que conoce a fondo, pues ha publicado la biografía definitiva sobre Julián Sáiz, Saleri II, tuve la sorpresa de acompañarles a la exposición de dibujos taurinos de niños que, promovida por la peña “Los Areneros”, forra con más de 300 coloridos dibujos las paredes del restaurante Puerta Grande. Es conmovedor pensar que de esos niños que han dibujado de manera naif su visión de la corrida de toros, quizá alguno llegue a aficionarse y seguro que todos a no denostar la corrida de toros.
Alegría ante nuevas iniciativas, interés ante las experiencias de gente del mundillo, conmovedoras esperanzas de futuro, nada excepcional si se quiere, pero un fin de semana entretenido y diferente.

Publicado en http://www.opinionytoros.com/tribuna.php?Id=1632

viernes, 13 de febrero de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 4.2 RECUERDOS QUE ATRAVIESAN EL TIEMPO

4.2 RECUERDOS QUE ATRAVIESAN EL TIEMPO

El recuerdo de la trágica muerte de José Mata pervive entre los aficionados, entre los que le recuerdan, que son pocos por razones claras de edad y entre los que no le conocimos, pero hemos conectado con su historia, con su recuerdo, con su personalidad.


Derechazo rodilla en tierra de José Mata
Tomado de El Espadazo

Ha dejado abundantes seguidores que años después de su trágica muerte siguen, seguimos, interesándonos por su vida.
En Nava de la Asunción, Segovia, una plaza le recuerda y un azulejo evoca su paso por el pueblo que también le haría hijo adoptivo. Román Encinas, quien fuera novillero antes de la guerra civil con el nombre de “El Niño de las Mercedes” y se retiraría como profesor de la Escuela de Tauromaquia de Madrid, formó parte de su cuadrilla ya de novillero, desde el año 59 cuando Mata vino a torear a España aún becerrista y le llevó en numerosas ocasiones a las fiestas taurinas de Nava, donde fue considerado un navero más. 

José Mata (3º por la dcha.) en un acto taurino
con Román Encinas (1º por la dcha.)
Cortesía de Amador Marugán

Mata toreó en sus fiestas de novillero en la vieja plaza de tablones que montaban para las fiestas de septiembre en la plaza del Ayuntamiento y de matador de toros llegó a inaugurar su plaza de toros, aún inacabada, con los tendidos de tablones en un festival mano a mano con Victoriano Valencia, festival que al decir de las crónicas de la época venía con toros de 400 Kg, sin afeitar y sin picadores. Dada su vinculación con el pueblo y por evitar problemas Mata  toreó a los dos más grandes y descarados del encierro. 

José Mata en las fiestas de Nava de la Asunción
Cortesía de Amador Marugán

Desde luego el cariño de los habitantes del pueblo se ha mantenido a lo largo de los años, cuando ya no quedan muchos vecinos que le conocieran o más bien que le trataran con asiduidad y en el año 2001, treinta años después de su muerte el ayuntamiento de Nava de la Asunción, formado por nueve concejales que en su mayoría no habían tratado a José Mata, acordó dar el nombre del torero a la plaza que está junto a la plaza de toros que él inauguró, toda vez que si ha habido un visitante que haya dejado su huella entre las gentes de este pueblo, ese había sido José Mata, según consta en la resolución municipal… daba a todos los que se le acercaban motivos y razones para ser querido, teniendo siempre un agradable trato, exquisita amabilidad y carácter altruista para con el pueblo, cuya relación solo pudo ser cortada con su muerte por cogida de toro en la plaza de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), el año 1.971…


Punto del Acta del Pleno del Ayuntamiento de Nava de la Asunción 
donde se aprueba dar el nombre de "José Mata" 
a la plaza situada entre la plaza de toros y la estación de autobuses
Cortesía de Clara García Jiménez

Villanueva de los Infantes ha mantenido durante muchos años el recuerdo de José Mata. Al cumplirse un año de su fatal cogida se realizó una corrida homenaje en la que Paco Ceballos y Juan Calero, el torero al que Mata sustituyó, junto con Antonio Porras mataron una corrida del mismo Luis Frías.


Cartel de la corrida de 25 de julio de 1972
colgado en la cantina del Santuario de la Antigua

Un sentido homenaje acompañó a la corrida, en la que los tres matadores brindaron un toro a su viuda e inauguraron un busto, obra del artista local Juan Luis Fernández Molinero, que se colocó sobre un pedestal en el parque que rodea a la ermita en cuyo claustro se montó la plaza de toros. 

Inauguración del busto de José Mata 
el 25 de julio de 1972 en Villanueva de los Infantes
asisten los tres matadores, el autior del busto y la viuda de José Mata
Tomada de El Santuario de la Antigua

Años después se construyó una plaza nueva de fábrica de ladrillo, se remodeló el parque y desapareció la estatua que tras laboriosa búsqueda apareció en una obra lejana. Para mantener el recuerdo y evitar el vandalismo, el busto se ha colocado en un nicho en la fachada exterior de plaza, con una placa que lo recuerda.

El busto de José Mata en el parque del 
Santuario de la Virgen de la Antigua
Tomada de El Santuario de la Antigua

Actualmente una asociación local reclama su mantenimiento adecuado. Todavía 40 años después de su muerte los aficionados de Villanueva de los Infantes quisieron hacer un acto en recuerdo suyo, que finalmente no se pudo realizar por problemas de agenda en verano de los invitados.


Situación actual del busto de José Mata
en el muro de la plaza de toros junto al  Santuario

El aficionado Juan Carlos Olalla, está realizando numerosas gestiones para conseguir de la actual corporación municipal de Villanueva de los Infantes la realización de un mausoleo para que sus restos, actualmente en el cementerio de la Almudena de Madrid, queden enterrados en dicho municipio en el lugar de la mortal cogida.




Lápida del nicho donde está enterrado José Mata
Nótese que la fecha está mal puesta, por error que no ha sido corregido
Cortesía de Juan Carlos Olalla

También en Francia pervive su recuerdo hasta el punto que con motivo del 40 aniversario de su muerte, el 11 de septiembre de 2011, el gran escritor taurino francés, crítico histórico de toros en el diario Liberation, Jacques Durand dedicó un artículo en su recuerdo en las páginas del periódico. Jean Pierre Clairac, presidente en la plaza de Vic-Fezensac le recuerda aún con cariño y emoción por su valentía, el mismo cariño que traslucen toreros que compartieron con él corridas de toros, momentos de entrenamiento o sencillas conversaciones o aficionados que le vieron torear en las duras corridas del verano madrileño sin descomponer la sonrisa ni perder ánimo: "Voy a ser figura del toreo" era su saludo en tantas ocasiones.

Próximo capítulo 4.3 UN CANARIO ILUSTRE

Publicado anteriormente

lunes, 9 de febrero de 2015

ELOGIO DE LA VERTICALIDAD



Verticalidad, naturalidad, seguridad, son diferentes maneras de plantear la lidia de un toro bravo. En Valdemorillo tanto en la sosa novillada de Albareal, remendada con dos casi erales de Juan Pedro Domecq, como en la esperada corrida de Cebada Gago que se saldó con dos toros bravos en el lote de Víctor Barrio y una mala presentación, con toros atacados de kilos y escasos de pitones, vimos dos ejemplos de toreros que hacen de la verticalidad el eje de su toreo y otros dos más bullidores y con mucha seguridad delante del toro.


Víctor Barrio
Fotografía de Paloma Aguilar
Tomada de Contraquerencia y a contramano

Martín Escudero y Víctor Barrio, son dos toreros sobrios en su concepto, compuestos en sus formas, verticales en su expresión, que aguantan al toro sin descomponerse y le mandan poco, más decidido Barrio que dio la impresión de buscar guerra e ir, sino a por todas, al menos a por muchas más de las que tiene ahora, perdido en el pelotón de los que pudieron ser, más corto Escudero que tiene que demostrar que lo que hace se lo puede hacer a un toro.

Martín Escudero
Fotografía de Manuel Durán
Tomada de Larga cambiada

Junto a ellos, dos toreros puestos, con sitio, con formas menos refinadas, pero más compuestos y capaces. Escribano que no abandona su faceta de torero valiente en banderillas y está lucido con el capote y con mucho sitio con la muleta y Borja Jiménez, torero bullidor, decidido y capaz delante del toro y que parece preparado para tomar la alternativa, con mejores formas que su hermano Javier.

Manuel Escribano
Foto de Javier Arroyo
Tomada de Aplausos

Buen aperitivo de inicio de temporada, que no pudieron deslucir ni la mala novillada de Albareal, que me hace ratificarme en que para decidirme a viajar tiene que haber toros con más interés, ni la esperada corrida de Cebada Gago que dio una de cal, con la bravura del 3º y 6º y otra de arena con la presentación y flojera. Lástima que entre la verticalidad de Barrio y Escudero y la seguridad de Escribano y Jiménez no hubiera hueco para la naturalidad que tanto añoramos.

viernes, 6 de febrero de 2015

DILES QUE NO ME OLVIDEN. TRAS LAS HUELLAS DE JOSE MATA. 4.1 UNA HISTORIA CONMOVEDORA

4. NO HAY OLVIDO PARA LOS HEROES

4.1 UNA HISTORIA CONMOVEDORA

“Diles que no me olviden” dijo Mata poco antes de morir, según cuenta Jorge Laverón en un artículo publicado en el 30 aniversario de la muerte del torero. Es el deseo de aquel que entrega en su profesión, en su oficio, en su arte, hasta su propia vida. Que no se olvide a quien llevó su empeño hasta el propio final, hasta su sacrificio. Diles que no me olviden porque ¿qué somos si no vivimos en el recuerdo de los otros, de los que nos aman, de los que nos conocen, de los que nos admiran?, ¿qué somos si nos olvidan?, ¿dónde van los recuerdos, si se olvida?


José Mata dando una vuelta al ruedo de Las Ventas
Tomada de Garafía

Hay una historia trágica de los toros que recoge decenas de toreros muertos por el toro, centenares sin ninguna exageración, de novilleros y subalternos, banderilleros y picadores. Vidas que se perdieron en su búsqueda de la gloria o simplemente de una profesión, arriesgada profesión, con la que ganarse la vida. Junto a todos los que perdieron la vida hay que sumar a aquellos que quedaron impedidos, inútiles para su profesión o disminuidos en su vida. Cada una de esas personas es singular, protagoniza una historia con sus anhelos, sus esperanzas, sus ilusiones, su manera de sortear y disfrutar la vida.


Inauguración de la placa en recuerdo de José Mata
en su pueblo natal Las Tricias

Esta también es la historia de los toros. Estas historias, singularmente las más recientes, son conocidas por algunos aficionados, algunas conmocionaron a la sociedad en su momento por su fatalidad, por el carácter del protagonista, por la sinrazón. Si nunca se encuentra un motivo para la muerte, parece que la de José Mata reunía suficientes ingredientes para conmover. Camilo José Cela le escribió un recuerdo que titula "Ha muerto un torero modesto" y empieza: "Ayer murió Pepe Mata, torero modesto, torero de siete mil duros por tarde de toros"



Manuscrito de la Exposición
"Camilo José Cela y los toros" Madrid 2014
Fotografía de Angel González Jurado

La propia historia de Mata, torero canario de por sí singular, su reciente relanzamiento que le había hecho ser conocido y apreciado en los círculos de aficionados de Madrid, donde había toreado en menos de un año en media docena de ocasiones, con razonable éxito, buenas críticas y en general eso que se dice buen ambiente, e incluso se había atrevido con una corrida de seis toros en solitario.

Donación del traje de José Mata al
Museo Taurino de Madrid

El propio estupor de fallecer por una cogida que no era mortal de necesidad, sino más bien agravada por un largo traslado con un torniquete en la pierna para evitar que se desangrara, pero inservible para evitar la gangrena que causó la muerte, desde Villanueva de los Infantes hasta Madrid por esas carreteras que no acompañaban al desarrollo económico que se vivía en la época. La polémica médica subsiguiente. La sorpresa de ser la primera muerte de un matador por asta de toro tras Manolete, casi veinticinco años antes, muerte que tanto conmocionó a la sociedad de la época al cebarse en una figura, el más grande del momento, tal como anteriormente ocurrió con Joselito, el más grande de todos los tiempos. La muerte de Mata puso sobre el tapete tras el ciclón cordobesista de los sesenta, en tantos casos burla y trampantojo, que los toros mataban a los toreros.

Cartel de la película Chantaje a un torero
en la que participó José Mata

Pero la historia de José Mata no es sólo la historia de su muerte, es como no puede ser de otra manera la historia de su  vida, de los motivos por los que más de cuarenta años después se le siga recordando, que tenga calles, plazas, bustos, estatuas y azulejos en su memoria, que la prensa y televisión de Tenerife le siga recordando e incluso que recientemente al finalizar la feria de San Isidro de 2013, el Club Toro-Sport de Burdeos, el decano de los clubs taurinos, pues tiene 120 años de antigüedad, donó al Museo Taurino de Las Ventas el traje morado oscuro y oro, que vestía José Mata el día de su encerrona con seis toros del Conde de la Maza. El traje había pertenecido al aficionado francés Pierre Arnouil, cuyos herederos lo subastaron a su fallecimiento. Su presidente Alain Briscadieu hizo la donación en presencia de numerosos miembros del Club desplazados a Madrid para la ocasión.


Traje de José Mata donado al Museo Taurino de Las Ventas
por el Club Toro-Sport de Burdeos
Tomado de Saber de toros

Existe interés entre numerosos aficionados por ese torero que a golpe de afición intentó buscarse un hueco en el siempre difícil mundo de los toros y que a cambio de su valor fue a encontrar la muerte en una pequeña plaza de pueblo. Su historia resume la de tantos que se entregaron a su pasión de ser toreros y que por diversos motivos no alcanzaron la gloria reservada a los mejores, pero agravada por dejarse su vida en el intento. Esa es su singularidad. Una vida joven, plena de vitalidad truncada por la muerte que siempre espera agazapada detrás de los cuernos de los toros. 


José Mata tras la cornada de Cascabel
Tomada de El Ruedo

Ha habido y sigue habiendo numerosos toreros de todos los niveles, matadores, novilleros, banderilleros, que ven su vida trastocada por los percances, cornadas que dejan secuelas graves, golpes y caídas que provocan parálisis, incluso maltrato e incomprensión que dejan oscuros sinsabores o cornadas que aunque se recuperen dejan desgastado el ánimo y el valor. La singularidad de Mata es que se deja la vida, toda la vida, sin remedio. No hay lugar a la recuperación costosa, a la dura rehabilitación, al cambio de expectativas vitales debido al fracaso o a la decisión de buscar nuevos horizontes. Está sola la muerte barriendo toda la vida acumulada y toda la vida por desarrollar. Fin. Se acabó.

(Cont.)
Próximo capítulo 4.2 RECUERDOS QUE ATRAVIESAN EL TIEMPO

Publicado anteriormente
2.3 La alternativa. http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2014/12/diles-que-no-me-olviden-tras-las.html