viernes, 30 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 29 DE MAYO. GACHE LAMENTABLE

(Gache: Festejo que se da en un pueblo, sin trascendencia, ni responsabilidad.)

Toros que no sujeta la cuadrilla, matadores que no los paran, entradas al caballo mientras este se dirige al sitio de picar, entradas al relance, picadores que encierran al toro entre las tablas y sus caballos y no son capaces ni de dar salida al toro, ni tan siquiera de mover el caballo, banderilleros que toman el olivo sin que los toros les persigan, enganchones múltiples y remates de capote por arriba. Un desastre de lidia sin paliativos.

¿Y los toros? Se supone que para semejante desastre serían poco menos que Barrabás. Pues no señor. Dejando aparte la presentación que en el caso del 3º y 5º era de plaza de pueblo (para un gache), con unos platanitos en lugar de sus respectivos pitones acordes con el volumen, el trapío de toros regordíos y acochinados y el peso de charolés, los toros no se comían a nadie o, al menos, no parecía esa su intención.

Castella sentado en el estribo

Para marcar el aire de la corrida después de un desbarajuste en la lidia del primer toro, Castella se sentó en el estribo y propinó al manso media docena de muletazos sin levantarse ni moverse, en el momento más emotivo de la tarde, donde dejó claro que el animal no era nadie en manos de un torero. 

Manzanares con Portillo, 642 Kg y cornicortísimo

Manzanares dio un sainete imperdonable en un gache de pueblo de mala muerte, lleno de dudas y vacilaciones y cuando se decidía perpetró unas series despegadísimas a las que los animales acudían con docilidad.

 
Talavante llevando con el pico a Fantasioso


Talavante tiene el santo de cara en Madrid, sus mínimos movimientos eran jaleados con entusiasmo y desde los tendidos surgían gritos de ánimo con su nombre de pila: “Bien Alejandro” o de censura “Tu también tienes la culpa, Alejandro” denotando una familiaridad, a buen seguro inexistente.  Pues “Alejandro” dio una muestra de que no es nadie sin su inspiración y así hizo una faena insulsa en medio del ruedo, llena de series llenos de pases por la derecha y por la izquierda, a pies juntos o a compás abierto, a suerte descargada siempre en el segundo pase y despegándose el toro en el primer pase cuando cargaba la suerte. Faena sin peso de Talavante en una tarde para olvidar, donde, y no es la primera vez, Las Ventas es un gache cuando vienen las figuras.

Fotos tomadas de Juan Pelegrín en Las Ventas.

Publicada en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=47101 con foto de Muriel Feiner

jueves, 29 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 28 DE MAYO. RECORDANDO A BASTONITO


En el vigésimo aniversario de la lidia y muerte de Bastonito por César Rincón a sangre y fuego el 7 de junio de 1994, la ganadería de Baltasar Ibán trajo una encastada corrida a Madrid.

El más cuajado y de mayor trapío, Tomillero, castaño, cinqueño y de 507 Kg, con frondosos pitones de gruesa mazorca, le correspondió al matador colombiano Luis Bolívar. Tras sufrir castigo en sólo dos entradas al caballo desde el que Luis Miguel Leiro le apretó en dos puyazos muy traseros, sin darle oportunidad de enseñar cabalmente su bravura, Bolívar se hizo cargo del toro en una faena exenta de dramatismo, en la que nunca le volvió la cara, ni apagó la expresión de la bravura del animal, pero no consiguió redondear una faena acorde con la calidad y seriedad de su embestida.

Tomillero de Baltasar Ibán

Cuando sale un animal bravo y encastado, hay una tendencia a considerar que las faenas están por debajo de las posibilidades del animal y por encima de las capacidades del torero y posiblemente sea así, pero estar a la altura de una embestida, brava, encastada y fuerte está sólo al alcance de los elegidos por la gloria, sin que por ello debamos despreciar el esfuerzo de los matadores que no optan por tapar la casta a base de tundirle en el caballo y recortarle la embestida con la muleta.

Luis Bolívar con Tomillero

Bolívar hizo el esfuerzo de torear un animal bravo sin recurrir a tapar sus virtudes y eso debemos celebrarlo, como debemos celebrar el conjunto de la corrida, que sin ser de alto voltaje, trajo la frescura de la casta y de los toreros que no le vuelven la cara.
Fernando Robleño con Camarito, el bravo primero
Fotos de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas
Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=47069 con fotografía de Muriel Feiner

miércoles, 28 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 27 DE MAYO. CON LA MIEL EN LOS LABIOS

Una corrida interesante es, por definición, aquella que mejora las expectativas que tienes antes de entrar, pero que defrauda las posibilidades que ves en la realidad. Colocada en esta semana de feria cuando vienen aquellos toreros que están en un segundo nivel, que han levantado ciertas expectativas en algún momento de su carrera, pero que raramente las han cumplido,  y protagonizada por Fuente Ymbro, que lleva un par de temporadas en tono menor y que sustituía, en uno de esos abundantes misterios de la organización de la feria, a una poco interesante corrida de José Luis Pereda.

Uceda Leal

Si torear es enjaretar muletazos bonitos, ayer se vio torear a Uceda Leal, por ejemplo, quien dio algún buen natural y borda los pases de pecho, aunque a pesar de lo bien que mata, los pitones del primero eran demasiado playeros y Uceda se salió con exceso de la suerte para quedar muy bien. Vimos también a Curro Díaz instrumentar una trincherilla de cartel en su famosa primera serie, que siempre da saliéndose con el toro, al bravo segundo que le tropezó varias veces la muleta antes de venirse abajo y vimos dos derechazos suaves y cadenciosos a Matías Tejela, quien no fue capaza de organizar una faena al tercero el mejor toro de la tarde para el torero.

Curro Díaz

La corrida decayó en su segunda mitad y puesto que nada de relumbrón hicieron los toreros en la mitad buena, menos pasó en la mitad mala. Todo empaque, buenas maneras, detalles de gusto, y señales de impotencia. La furia la puso Angel Otero en dos pares de banderillas, que parecían con rabia y fueron muy jaleadas después de tanto espectáculo melifluo.

Matías Tejela

Si torear es organizar una faena acorde con las condiciones del toro y exprimirle su casta mediante el saber y el buen gusto, ayer la cosa se quedó muy a medias. Las desabridas voces siempre inconformes lo repitieron en todos los toros:”Se va sin torear”.


Así nos fuimos, con la miel en los labios, sin grandes decepciones ni excesivas alegrías y rumiando tantas cosas interesantes que vimos y tantas otras que pudieron ser y no fueron.

Fotos de Uceda Leal y Matías Tejela de Juan Pelegrín tomadas de Las Ventas. Foto de Curro Díaz de Andrew Moore tomada en Del toro al infinito

domingo, 25 de mayo de 2014

LA FALSA CALLE ARRIETA 2

José Antonio G Villarrubia me dice que la foto supuestamente tomada en la calle Arrieta en la casa de Gallito es, sin duda el Hotel Castilla de Toledo. A la espera de mayores precisiones por su parte y vistas las fotos que se encuentran en la red, parece evidente que es en la puerta de dicho hotel.

Fachada del hotel Castilla en Toledo
La foto es de 1890, poco antes de la inauguración del hotel
Foto de Casiano Alguacil editada por eduardoasb en Toledo olvidado

Se puede apreciar en la foto, la escalera de la fachada en la que se colocan los participantes en la foto, las columnillas que adornan las jambas, la transición entre el cerco de piedra y la fachada de mampostería o revestimiento imitándola y el vierteaguas de remate del zócalo de granito por debajo de dicha mampostería y la pendiente de la calle.

La foto de Baldomero en la falsa calle Arrieta

Esta interesante aunque imprecisa foto de la Infanta Isabel La Chata  también está tomada en la fachada del Hotel Castilla. Se aprecia la pendiente de la calle y el vierteaguas de remate del zócalo.



Foto de Rodríguez editada por eduardoasb en Toledo olvidado

Toda la información sobre el hotel Castilla la he encontrado en la página http://toledoolvidado.blogspot.com.es/2008/11/el-hotel-castilla.html, que tiene preciosas fotos sobre el edificio y que informa de que fue uno de los primeros hoteles de cinco estrellas de España y frecuentado por turistas distinguidos. Actualmente es la sede de la Tesorería General de la Seguridad Social en Toledo.
Se agradecerá cualquier precisión sobre el hotel, la foto y la estancia de Gallito.

viernes, 23 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 22 DE MAYO: AMARGURA

No es indignación el sentimiento que me ha quedado del naufragio de Morante, la inmersión en la nada de Finito y la tauromaquia sin propósito de Talavante. Es amargura, disgusto íntimo ante la sensación de pérdida de sentido de la tauromaquia, de supeditación de un espectáculo noble al capricho de un protagonista.

La corrida de Montalvo, cinqueña salvo el sexto, no era la tonta del bote, aunque tampoco parecía Barrabás, pero después de desperdiciar la noble y floja casta del primero, las buenas embestidas del tercero que sirvieron para que Talavante diera una gran serie por la izquierda y nada más y saliera el quinto y Morante se quedara encerrado, quizá por impericia, en las tablas al saludarle de capote, vino el alevoso sacrificio del toro en el caballo por los picadores que supongo que dirán que ellos obedecen las instrucciones del matador alegando “obediencia debida”.

Morante apurado al recibir el toro
al abrigo de las tablas
Tomada de Las Ventas

Una corrida donde a salvo de la carnicería del quinto se picó fatal, los caballos sólo parecían servir para esperar la llegada del toro y desde su flanco atizarle leña donde cayera y como fuera. Los toros se pusieron en suerte sin respeto al toro, a las reglas del arte y a los espectadores. Se dio un penoso espectáculo en banderillas donde ni se protegía bien a los banderilleros, ni se cortaron las persecuciones de los toros cuando hubo. Sólo se salvó la cuadrilla de Talavante en el sexto, que curiosamente era el cuatreño de la corrida. Los matadores mataron fatal. Fue en su conjunto la corrida peor lidiada y peor matada que he visto en la temporada y eso por la supuesta cabeza del escalafón.


Cristóbal Cruz "Aurelín" machacando a 
Cristalino de Montalvo
Tomada de Las Ventas


Poner la tauromaquia al servicio de las figuras es poner el mundo al revés, pero ya sabemos que vivimos en esta época donde los caprichos de los protagonistas están por encima, no ya de la supuesta ética del espectáculo, sino incluso del respeto debido al público, que por otra parte llenó como ningún otro día los tendidos y aplaudió con entusiasmo cualquier atisbo de compostura por parte de los toreros. Así estamos.

Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46952 con foto de Muriel Feiner

miércoles, 21 de mayo de 2014

LA FALSA CALLE ARRIETA

La sorpresa saltó en un Paseo por el Madrid Taurino, al acabarlo en la casa donde vivía Joselito en 1920 y de donde salió su cortejo fúnebre en Madrid hasta la estación de Atocha donde subiría al tren que le llevó a Sevilla, uno de los asistentes afirmó que esa no era la casa que figuraba en la conocida fotografía de Baldomero Fernández Raigón. Un simple vistazo a la casa y a la foto nos sirvió para confirmarlo.

Final del paseo taurino de 23 de marzo de 2014
frente a la casa de la calle Arrieta.
Sobre nosotros la placa de la peña Los de José y Juan

Pero los errores se perpetúan sin que nos demos cuenta. En la exposición Joselito y Belmonte: 2 de mayo 1914 – 2 de mayo 2014, figura la célebre foto de Joselito, que se asegura tomada por Baldomero en cuyo pie de foto se puede leer textualmente: BALDOMERO. Joselito vestido de luces, el industrial sevillano Pickmann y Caracol padre -su mozo de espadas- en el portal de la casa de los Gallos en la calle Arrieta saliendo para la corrida. Madrid c. 1918.

La foto

Nada más fácil de comprobar que ir a la calle Arrieta 14 de Madrid para comprobar que el portal de la casa donde vivía José Gómez Ortega “Gallito” y donde la Peña de José y Juan colocó una placa de mármol en su memoria, en la ya lejana fecha de 1951, como uno de sus actos fundacionales, no es el de la foto.

Portal de la casa donde vivió Joselito 
en la calle Arrieta

En el muy buen artículo titulado “Casas de Gallito en Madrid”   http://festivalesdespa.blogspot.com.es/2012/11/casas-de-gallito-en-madrid.html Bebe Chico inserta esta misma foto con un pie parecido, en el que señala que a su izquierda (está) su mozo de estoques, Caracol el del Bulto, (y) a su derecha el conocido aficionado gallista sevillano, el industrial señor Pickman. Al ubicar en la foto a Pickman se añade un nuevo error, pues ese ciudadano no se parece a Carlos Pickman, aficionado a los toros y gallista convencido, siendo más parecido el que se encuentra detrás de Caracol.

Pie de foto en la exposición en Las Ventas

También en la galería de fotos de la web de la Peña “Los de José y Juan" http://losdejoseyjuan.com/?page_id=382&album=1&gallery=17 , aparece con un pie de foto que dice: Joselito, calle Arrieta.

Comentando este error con Angel González Jurado, me dice que ya había oído que esa foto no era de la calle Arrieta y que creía haber oído que la ubicaban en Valencia. Seguiré esta pista. 

Parece razonable suponer que en todos los casos el error tenga el mismo origen que desconozco, pero que mientras se descubre cual es, por favor que no se repita el pie de foto en exposiciones y sitios públicos.

EL APUNTE DEL 20 DE MAYO: TRAGICA SUSPENSION


El éxito ama a los héroes. Dicho de otro modo, para llegar a ser considerado un héroe, los esfuerzos deben ser coronados por el éxito y no por la tragedia.

El día siguiente a la conmovedora estocada de Fandiño, me criticaba William Lyon preguntándome si habría opinado lo mismo en el caso de que a consecuencia de la misma hubiera sufrido una herida grave o incluso la muerte. Me vi forzado a contestarle que no, que habría pensado que era un gesto de valor innecesario.

En esa contradicción creo que se debate también el público, que adora el riesgo que supone la fiesta de los toros y le horroriza la cogida del torero.

 Las cogidas de los toreros son un riesgo consustancial al oficio. Es más, entiendo que la fiesta de los toros no tiene sentido sin riesgo, estoy claramente en contra de todo aquello que engañosamente denominan como humanización de la fiesta. Creo firmemente que si algún sentido tiene la existencia de la fiesta de los toros en este, ya casi avanzado, siglo XXI, es el que un hombre con el único arma de su conocimiento y su valor sea capaz de dominar a un toro ofreciendo a cambio el riesgo de su vida o su integridad física.



Foto de Andrew Moore tomada en Del toro al infinito

Por eso no hay riesgos calculados o asumibles, el nivel del riesgo lo pone el torero con su valor y la cornada o lesión la pone la suerte, el toro o el destino. David Mora hizo su gesto que demostraba que venía a por todas, que no iba a escatimar su valor ni su conocimiento para triunfar, para agradar al público. El toro se interpuso y la suerte le fue esquiva, siempre detrás de la suerte taurina o azarosa está la muerte, que sobrevoló la plaza sin llegar a hacerse presente.

El gesto de valor de David Mora llevó el espanto a la plaza, las cogidas de Jiménez Fortes y la lesión de Antonio Nazaré se combinaron para cerrar una corrida trágica que además de pasar al recuerdo en el futuro, sirvió para sacar a la luz la mala entraña de algunos supuestos defensores de los derechos de los animales, que viene a recalcar aquello de que quienes presumen de amar mucho a los animales suelen despreciar a las personas.

Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46903  con foto de Muriel Feiner

domingo, 18 de mayo de 2014

UN HUMILDE CANALON

Tras múltiples protestas y gestiones infructuosas, la plaza de Las Ventas, sus gestores o/y propietarios se han decidido a colocar un canalón que recoja los múltiples objetos y líquidos con que los usuarios de las delanteras de andanada nos obsequian a los sufridos abonados de la última fila de tendido.

Sin ánimo exhaustivo, en la zona de nuestro grupo de amigos (Tendido 7, fila 27, asientos del 40 al 55) en los últimos años han caído de las andanadas además de abundantes restos líquidos de gin-tonics, cervezas, agua o coca-cola, las consabidas cáscaras de pipas o ceniza de cigarros puros, numerosos y extraños objetos para tirar, que van desde cigarrillos encendidos, que han provocado quemaduras de ropas, unos prismáticos, un teléfono móvil, latas de cerveza llenas, tapas de objetivos de máquinas fotográficas, gafas, abanicos y lo mejor de todo una navaja ¡abierta!


Protestas a los usuarios de la delantera de andanada del 7 en 2011

Después de una semana de feria durante la que, extrañamente, no habíamos sufrido ningún remojón, unas gotas de líquido, bebible en su origen, se deslizaban por una columna alcanzando su objetivo que no es otro sino la fila 27. Sorprendidos alzamos la vista y ante nuestros ojos vimos el insólito canalón que recoge o debe recoger los objetos que los despistados ocupantes de las delanteras de andanada dejan caer sobre los sufridos abonados. Como no hay felicidad completa, la continuidad del nuevo canalón queda interrumpida en las columnas, puesto que los técnicos contratados para la realización de semejante detalle arquitectónico no han discurrido la manera de cerrarlo o quizá el presupuesto se encareciera en estos tiempos de crisis.


Detalles del canalón o bandeja-vierteaguas
Fotos de Antonio Novillo

Bienvenido sea, en todo caso, el humilde canalón que nos ahorrará golpes, molestias y mojaduras, y cuya ausencia tantas protestas ha causado y que hará que podamos cantar la consabida canción de agradecimiento a quien corresponda: ¡Que buenas son las madres ursulinas, que buenas son, que nos llevan de excursión! 

viernes, 16 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 15 DE MAYO. DIVERTIDOS ISIDROS

Un poco de diversión no viene mal para las fiestas y así, muchos de los que ocupaban los tendidos parecen que venían a los toros después de celebrar en la pradera el célebre milagro de San Isidro, que puso a trabajar a los ángeles con los bueyes mientras el se tomaba un descansito.

Madrileñas en San Isidro
Tomada de Contraquerencia (y a contramano)

Quizá rememoraban a los bueyes con los toros de Victoriano del Río, aunque habrían formado yuntas disparejas con diferencias de hasta cien kilos entre uno y otro, tal vez confundieron a los ángeles con los toreros, aunque no estaban estos para muchas florituras, cumplir con el arado y poco más.

Ponce con mucho mérito al reaparecer en su XXV temporada, después de la tremenda cogida valenciana, tanto en Sevilla como en Madrid, sin aliviarse en las dos plazas más complicadas, dio la de arena con una faena demagógica en el cuarto, llena de desplantes y miradas al tendido y falta de meterse al sitio donde puede a los toros. Castella rutinario, empieza las faenas con su pase de espaldas tomando al toro en la distancia y parece que allí se le acabaran las ideas. Galán que confirmaba su alternativa, tras cuatro años sin torear, parecía un novillero antiguo, lleno de ganas y vacío de capacidad, se fue agotando conforme se agotaban sus toros.

Ponce en el 4º de la tarde
Tomada de Las Ventas

Todo esto lo acogieron los tendidos con el agradecimiento propio de las fiestas, los aplausos de rigor y el entusiasmo de los que acuden al espectáculo con alegría y desconocimiento y que tras las ovaciones se vuelven a su casa sin un solo recuerdo de lo que allí aconteció. Como yo. 

Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46798

jueves, 15 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 14 DE MAYO. PASARELA DE SALDOS

Ahora que tantos escribimos de toros, que los comentarios, crónicas, reseñas o resúmenes se reproducen de manera similar a colocar un espejo frente a otro para reproducir hasta el infinito la imagen atrapada, pretender hablar, recordar o comentar la corrida de La Palmosilla es muy semejante a multiplicar al aburrimiento, el sinsentido o el estupor, hasta límites difícilmente soportables para cualquier aficionado, que se acerque de buena fe, a una descripción de la misma.

Baste decir que los animales flojos, mansos y descastados ni siquiera se prestaron a un remedo o simulacro de corrida y derrumbados por los suelos dieron paso a un desfile de, diferentes y a un tiempo iguales sobreros, que esperaban su oportunidad en los corrales.


Picador, acuarela de Carlos Aguilar

Uno de Torrealta, cinqueño pasado, que cayó en manos de Joselito Adame le sirvió para mostrar su faceta de torero decidido, que basa su tauromaquia en el valor y conecta fácilmente con el público más impresionable. Otro de La Rosaleda, ganadería creada según confesión de los ganaderos Peralta con diez vacas y con el objetivo de promocionar los novilleros sin picadores, recorrió el ruedo para demostrar que hay saldos ganaderos al por mayor, como La Palmosilla y al por menor como esta ganadería. Le tocó a Escribano quien también basa su toreo en el valor, pero el valor con ser necesario, no es suficiente para justificar una faena y a fuerza de repetido pierde importancia.


El valor para tener trascendencia, como demostró Fandiño, debe ir unido a la sorpresa y por supuesto al enemigo al que se enfrenta, además de ser un hecho singular. Sólo así trasciende de la mera temeridad y se convierte en una parte de la tauromaquia.

Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46782

miércoles, 14 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 13 DE MAYO. CONMOVEDORA ESTOCADA

Se recordará durante muchos años la estocada de Fandiño.  Los que hoy son jóvenes comentarán que ellos estuvieron el día que Fandiño entró a matar al Parladé sin la muleta. Hay días que el mundo es más bello, dice mi amigo Frizzi, sorprendido y entusiasmado por la decisión del matador.

No es tanto la singularidad histórica del hecho. Antonio José Galán lo hacía en los años 70 y yo mismo he visto a su hijo David Galán repetirlo en la feria de Málaga de 2006. Es la oportunidad para demostrar la entrega del torero, si fuera necesario insistir en ella tras anunciarse con los mismos toros que le propinaron una gran cornada el año anterior, y ante una concurrencia que sea capaz de entender, valorar y agradecer ese gesto.


Foto de Juan Pelegrin

La sorpresa es un elemento determinante en la emoción que provoca la fiesta de los toros. Cuando las voces del tendido discutían acerca de la calidad de la faena de Fandiño, que no eran sino la continuación de los comentarios acerca de la faena anterior, en las que la concepción del torero fluye, tropieza, enlaza momentos de tensión con otros de bajón, tiene altibajos de calidad aunque no de entrega, la insólita decisión del torero de arrojar la muleta antes de entrar a matar enmudeció la plaza.

El raro silencio de Las Ventas es conmovedor, por su extrañeza, porque sólo subraya momentos realmente singulares. La estocada tuvo su aviso, que le añadió dramatismo, cuando el matador arrojó la muleta y debió recogerla tras descolocarse el toro. Parecería que una decisión enrabietada de tirarse a matar podría ser modificada tras el leve trasteo que podría indicar la inconveniencia de tal riesgo. Sin embargo la decisión era firme y tras cuadrar al animal, volvió a arrojar la muleta y, esta vez sí, se tiró a matar sin defensa, entregando su cuerpo a cambio de la estocada mortal.


No faltarán quienes intenten presumir de puristas y digan que eso no es torear, ni los que afirmen que el toreo es otra cosa más reposada y artística, pero esos comentarios sólo indicarán que no han entendido la única razón por la que en el tecnológico siglo XXI sobrevive la tauromaquia, porque es el único espectáculo donde el protagonista para llevar a cabo su obra es capaz de ofrecer a cambio su propia vida: Como Fandiño para matar a Rapiñador de Parladé el martes 13 de mayo de 2014.

Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46750 con foto de Muriel Feiner

sábado, 10 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 9 DE MAYO EN SEVILLA

UNA LECCION MAGISTRAL

Aún sonaban los clarines de cambio de tercio cuando Enrique Ponce, quien durante el tercio de banderillas parecía inquieto y con ganas de tomar la muleta, le daba el primer muletazo a Distante de Victoriano del Río. El toro era de embestida corta y áspera, sin malas intenciones evidentes pero atento siempre al torero. Desde luego sin ningún galope y menos eso que ahora llaman temple propio.

La puerta de la Feria

Ponce tuvo al toro siempre en la mano, con sus clásicos ayudados por bajo para abrir al toro, en las series con la mano derecha, durante la prueba por el pitón izquierdo que ni era el bueno del toro ni es el que más le gusta al torero y remató con sus circulares por bajo a los que ha dado su nombre. La distancia medida, los terrenos dictados por el torero, la faena  impecable, muy por encima de las condiciones del toro, que valió lo que Ponce hizo que valiera. Una faena en la que había  que valorar tanto la calidad del toro como la del torero para disfrutarla cabalmente. Una lección magistral que no remató con la espada hasta el tercer encuentro.

Enganches en la feria

Difícil papeleta torear sin sentirse barrido, pero Adame está pletórico de sitio y ganas de ser alguien y tiró del recurso infalible que utilizó en el tercer toro y que repitió con creces en el último: El valor. Valor para pasarse al toro cerca, con esa decisión tan especial que trasciende al tendido cuando un torero va a por todas y tiene sitio delante del toro y cabeza para administrarlo.
No es Adame un torero de pellizco, pero para impresionar a la plaza le bastó tirar de su confianza en su capacidad para sobrevivir después de la apabullante lección de Ponce.

En la calle Joselito


La corrida embistió casi toda, sin docilidad ni malas intenciones, con la notable excepción de un primer toro inválido, pero el mérito de la tarde fue de los toreros que completaron con brillantez la calidad que los toros no tenían.
Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46683 con foto de lamaestranza.es

viernes, 9 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 8 DE MAYO EN SEVILLA

DAVID MORA MUESTRA EL TOREO

David Mora toreó bien a un toro de El Pilar en Sevilla. Sin paliativos, sin alharacas, sin exageraciones, confiado en su capacidad y con sencillez, sólo eso y resulta que es tanto. Siete corridas de feria para que ocurra lo que parece un hecho singular, que un torero toree bien a un toro.


Picadores y alguacilillos

Un toro noble al que Mora le lanceó con temple y gusto a la verónica después de acudir al caballo con presteza. El pitón bueno no le sirvió a Mora para montar su faena, pues la codicia del toro le hacía que las series salieran aceleradas y los pases no fueran propiamente ligados, sino hilados al confuso estilo que se prodiga ahora. Tuvo que ser por el izquierdo cuando se acopló en distancia y velocidad, para llevar al animal con temple, gusto y dominio al que quizá para ser enorme, sólo le falto un poco de relajo, tal vez de confianza en lo que estaba haciendo y que tan bien fluía. La estocada desprendida, de gran exposición, coronó una faena redonda, tal vez la más armada que le he visto a Mora.


Más picadores y  los alguacilillos

El otro toro de la buena corrida le tocó a Escribano, quien se debate entre sus actos de valor, donde sobresale, saliendo a los medios delante de toriles a recibir al toro de rodillas o quebrando banderillas en tablas, y algunos pases que intenta y le salen con despaciosidad. Entre medias cierta confusión en maneras y colocación, parece que le impide rematar las faenas a las que con tanto ánimo se enfrenta.


Después de tantos problemas de carteles y figuras, de rebuscar en ganaderías de garantía, de acoplar fechas y toreros, al final va a resultar que el secreto del toreo va a consistir en torear toros bravos por toreros dispuestos.

Publicado en http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=46660 con foto de Muriel Feiner.

jueves, 8 de mayo de 2014

PENSANDO EN SAN ISIDRO

A SANGRE Y FUEGO

Se cumplirá en esta feria de 2014, el vigésimo aniversario de la faena de César Rincón a Bastonito, la mejor representación de lo que para muchos aficionados es la fiesta de los toros. Una faena frente a un toro bravísimo y fiero, que Rincón resolvió a sangre y fuego, pasando por ello a la historia de la tauromaquia, con nuevos merecimientos que coronaban los debidos a sus faenas de puerta grande.



Momentos de la faena de Rincón a Bastonito
Tomadas de La fiesta prohibida

Rincón había venido a poner al toro a la distancia que le permite expresar su bravura, en la triste época que dominaba Espartaco, como anteriormente Antoñete había dictado su lección de distancia, gusto y clasicismo en la época de Paquirri. Tras pasar por las figuras que torean al gusto de los aficionados, como fue el caso de Ponce y Joselito en el año 96 y 97, llegamos a José Tomás que toreaba donde (nos siguen insistiendo) no se puede torear, para rematar con El Cid que toreó los toros que “no sirven para torear”.


Rincón citando dando distancia y
en trance de cargar la suerte
Tomada de Campos y Ruedos

Después nada, el desierto, un momento negro de la fiesta de los toros, la época de El Juli. Saldremos de esta, como salimos de las anteriores. Lo que no sabemos es como ni cuando. Mientras tanto nos aferramos a las ganaderías con casta que llaman duras, a los toreros valientes, a la búsqueda del espectáculo por parte de los subalternos, y sufrimos las corridas de toros flojos y nobles, el tostón de las supuestas figuras, los nuevos toreros que no llegan a despuntar cuando ya han perdido la esperanza de la novedad y las jugarretas económico-mediático-empresariales de los cárteles de toreros y/o empresarios.

Por eso ahora es momento de recordar la faena de Rincón a Bastonito: A sangre y fuego.

EL APUNTE DEL 7 DE MAYO EN SEVILLA

BRAVUCONES GARCIGRANDES

El Cid resolvió en tres tandas de derechazos la faena a un toro bravucón de Garcigrande. Son estos toros de una pasta especial, ni bravos ni mansos, ni con trapío ni sin él, ni flojos ni fuertes, ni carne ni pescado.
Salen, corren, acuden a los capotes con un puntito de violencia incluso, miran al caballo, le dan un arreón y ahí se acaba la fiesta. Se vuelven reservones, acuden a la muleta con desgana cuando no salen huyendo, buscan tablas, se salen de la suerte, regalan dos embestidas y se paran, hasta que el torero decide entrar a matar, pero podrían seguir un buen rato más con ese estilo deslucido, dócil y al tiempo reservón. El porque sean toros favoritos de las figuras, señaladamente de El Juli, pertenece a un misterio que ni siquiera la infinita docilidad de estos animales resuelve.


La Torre Pelli desde la grada de sol

El Cid después de un par de series de tanteo, consiguió parar la huida del toro en dirección a chiqueros y en los terrenos de sol le instrumento las tres series de derechazos. Cambió la muleta a la izquierda y aquello no funcionó, vuelta a la derecha y ya se había acabado. En su toro anterior, el jandilla del día que resultó el mejor jandilla de la feria, que no sé si habrá premio para eso, El Cid estuvo en su versión B con poca confianza, escasa decisión e ideas dispersas y como siempre que no hay faena lo mata bien, al que toreó bien lo mataría abajo.

Tanto había caído la feria el día anterior, que la corrida resultó un alivio. Es más fácil rebotar cuando se está hundido.

miércoles, 7 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 6 DE MAYO EN SEVILLA

CONCURSO DE JANDILLAS

Se abrió el toril, después del baile de corrales que dejó la corrida de Daniel Ruiz (Jandilla) en un concurso con Fuente Ymbro (Jandilla), después de una blanda corrida de Jandilla el día anterior y salió… ¡LA CABRA!!!


Entrada por la Puerta del Príncipe

Me imaginaba en mi inocencia que los tendidos romperían en gritos, que los tomasistas después de lo sufrido en estos días por las fotos de México se inmolarían al grito de ¡Viva Juriquilla!, que los seguidores de los big five ausentes se arrancarían los cabellos pensando en lo que se habían perdido los titulares de su causa con dicho animal al que se podrían aplicar el arte, la elegancia o el poder y que los aficionados estarían  abochornados, pero, que va, Sólo unas tímidas protestas se lanzaron al bicho que fueron seguidas por comentarios del tipo: Pues no entiendo de que protestan, que es la forma supuestamente educada de decir que se callen.
La cabra se comportó como sus primos flojos y nobles de ayer y Joselito Adame estuvo suelto con el animal.


Acceso a tendidos de sombra

Lo peor vino luego pues de Daniel Ruiz después de la cabra, salió el manso, el flojo y el feo, de los que estos últimos fueron devueltos. De Fuente Ymbro sin embargo aunque desiguales de hechuras salieron todos iguales: Mansos. Mansos diversos eso sí. Estuvo por ejemplo el 5º del que un ganadero de postín sentado a mi lado dijo “Ese no vale ni para escarbar”. El 6º después de perseguir con saña a los banderilleros tiró un derrote seco a David Galván a quien mandó a la enfermería con una cornada en el muslo. Entre el naufragio jandillil, Adame y Nazaré sobrevivieron con decisión.

Me decían ayer que no se debe revivir una mala corrida con un comentario, es mejor dejarla estar en el olvido. Acabo pues aquí.

martes, 6 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 5 DE MAYO EN SEVILLA

FLOJOS, NOBLES Y ASPEROS JANDILLAS
Interesante y, por tanto, poco brillante corrida de Jandilla, en esta feria de Sevilla apagada de ambiente y encendida de sol. Un guasón echó unos papelillos al albero por el tendido del 3 para ver por donde iba el aire, como si hubiera vendaval, y los papelillos obedientes se plantaron donde cayeron y allí vieron pasar la corrida sin moverse ni por los bufidos de los toros.

El sol, la grúa y la Giralda

Flojos la totalidad de los toros a los que se les simuló el segundo puyazo, sin llegar a apretar en el primero salvo el que cerró plaza que hizo como si quisiera quitar al caballo de su sitio, sin conseguirlo, claro. Sin embargo nobles sólo fueron los dos de Castella y el primero de Escribano.
Mala mezcla esa de flojo y noble, pues quedan mal el toro por soso y el torero por falta de calidad. Escribano enganchó bien a su primero con la muleta, con el que había arriesgado en su par al quiebro en tablas, que siempre produce escalofríos, no así como sus recibos de rodillas entre toriles y los medios y a su segundo lo toreo con temple y despaciosidad a la verónica y al natural obteniendo los favores de un público frío.
Fandiño que parecía venir a por todas en su estreno en un quite por gaoneras, se estrelló con un toro áspero que se rebeló tras la primera serie y ya no quiso pasar y con un sexto que no regaló ni una embestida y se justificó con dos estoconazos y su acreditada decisión. Castella reiterativo y sin ideas se dejó el lote de la tarde y recibió más aplausos su buena cuadrilla que él mismo.

Estos jandillas flojos, nobles unos, ásperos otros, con casta para venirse arriba y sin fuerza para no caerse, dieron una corrida interesante para el aficionado y aburrida para el turista que intenta cubrir los tendidos semidesiertos por el sol, los precios y los carteles. 

lunes, 5 de mayo de 2014

EL CONTROVERTIDO PUBLICO IV

Antonio Machado escribe que en las plazas de toros, después de una ovación cerrada, se oye siempre un agudo silbido. Ese silbido no va contra el torero: va contra la ovación.

Tauromagia. Guillermo Sureda. Tauromagia. Espasa Calpe. Madrid 1978. pag 53

viernes, 2 de mayo de 2014

EL APUNTE DEL 1 DE MAYO EN SEVILLA

EL RELATO DE LA TAUROMAQUIA

Está de moda el concepto del relato. No vale con hacer algo, para que los demás lo entiendan hay que dotar al hecho de un relato. Eso que a veces se descubre con mala pata, ¿quién no se acuerda de la “niña” de Rajoy?, dota de armazón y de sentido la actuación.
Pues bien, en la tauromaquia no ha llegado ese concepto con carácter general. Así la interesante corrida de Montalvo en Sevilla, con tres toros bravos, dos que tenían sólo cierto interés y cayeron en el lote de Silveti y un garbanzo negro que abrió corrida, se perdió entre toreros que no supieron enganchar en sus formas al escaso público que nos repartíamos por la mitad de la plaza, sobrellevando el calor africano al escandaloso precio de las entradas en Sevilla.
Juan del Alamo, ya que no arma un relato, por lo menos tiene sitio delante de los toros y los domina, aunque no estructure bien las faenas y se pase de ayudados por bajo que rompieron mucho a su primer toro o intente montar series a favor de querencia al otro que se rajó. Nazaré parece amontonar pases para que alguno le salga bueno, aunque se deje ir el toro de la corrida, al que no faltarán los que digan que perdió una oreja por la espada y Silveti, a falta de saber que hacer, se decidió a torear como su tío Alejandro, que no es poco eso de cuando no se sabe que hacer, poder elegir entre lo que hacía su padre, su tío, su abuelo o su bisabuelo, todos ellos matadores de postín.

Lo que parece que va cuajando es el relato de los picadores, y así varios intentaron tirar el palo, no rectificar, no recargar y darle salida al toro, todo un logro que parece provenir de dotarle de progresiva importancia a la suerte de varas… y saber contarlo.