lunes, 20 de febrero de 2017

ES MÁS FÁCIL CONSEGUIR LA BRAVURA QUE LA CLASE. VICTORIANO DEL RIO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Victoriano del Río está encantado con el momento de su ganadería, disputada por las figuras para las grandes ferias, está bien valorada por los aficionados, lo que la convierte en una “rara avis”, no sólo del panorama actual, sino incluso de la historia de las corridas de toros del siglo XX y XXI.
Victoriano del Río en la Tertulia de Jordán

La ganadería dio un cambio tras la corrida del 11 de mayo de 2006, con unos ejemplares bravos, cuajados y nobles, de gran presencia y armónicos y descarados pitones, que consiguieron los premios a la mejor ganadería de la feria. Allí se separó de la amplia corte de genéricas ganaderías de encaste Domecq para adquirir personalidad propia para los aficionados.
Beato-46 lidiado por Luis Francisco Esplá en su despedida de Madrid
el 5 de junio de 2009. Esplá cortó las dos orejas y el toro recibió la vuelta al ruedo
Foto de Juan Pelegrín

El ganadero, de fácil conversación, no llega a explicar cómo se produjo este cambio, atribuyéndolo a la culminación del trabajo realizado durante todos los años anteriores en los que tuvo la ganadería.

Ganadero por vocación, tiene antecedentes familiares, pues su abuelo participó en la fundación de la Unión de criadores de toros de lidia en 1915 con su ganadería de casta jijona, y un tatarabuelo llegó a lidiar en 1850 en la plaza de Tetuán de Madrid los toros que criaba en la finca de El Palomar de Gaudalix de la Sierra, donde actualmente pasta su ganadería. El mismo tuvo una punta de reses de Escudero Calvo (albaserradas), que lidiaba de erales por los pueblos de la sierra de Madrid, antes de formar su ganadería en 1985 con vacas de Algarra y Jandilla y un semental de Juan Pedro. La ganadería la pone arriba un semental de nombre Aldeano, que tenía un 25% de sangre de Atanasio Fernández, a lo que achaca en gran parte Victoriano el buen tamaño de sus toros. También le añadió una punta de El Torero. El ganado del otro hierro de la casa, Toros de Cortés es exactamente igual que el titular de la Y de Ybarra.
Genealogía de los hierros de Victoriano del Río

No nos extendemos en la tertulia sobre la genealogía, los cruces y los sementales, que están bien relatados por André Viard en la entrevista para el nº 42 de Terres taurines/Tierras taurinas de este mismo mes de febrero, en el que también se habla de los negocios de construcción y minería que posibilitan la compra de la ganadería.
Dalia-56 tomando la 2ª vara 

José Mª Manzanares toreó con pureza y verdad a Dalia-56
al que cortó dos orejas y se le dio la vuelta al ruedo

En el recuerdo de los aficionados está Beato, el gran toro de la despedida de Esplá  y la conversación también lleva a Dalia toreado por Manzanares y  Vampirito para López Simón, lo que da pie a los comentarios sobre la bravura y la clase de ambos. Para el ganadero, Dalia tuvo más calidad e incluso más bravura, pues embistió mejor al caballo y Vampirito más casta. Cree Victoriano que la bravura y casta de los toros debe ir acompasada a la capacidad de los lidiadores y que la bravura se puede aumentar, pero lo importante es la clase, que se ve en la capacidad del toro de alargar la embestida.
1ª vara de Vampirito-54

Codiciosa embestida de Vampirito-54

La ganadería es tecnología, programas informáticos, inseminación artificial y ahí, Victoriano del Río dio un paso más, clonando al semental Alcalde, hijo de Aldeano, que de haberlo podido llevar a cabo habría abierto un mundo insospechado para la tauromaquia. Diferentes problemas de importación de embriones debidos a la crisis de las vacas locas frustraron el proyecto, aunque todavía, afirma el ganadero, tiene embriones congelados en Estados Unidos que no desiste de importar si cambian las regulaciones.

No es optimista respecto a las actividades de los antitaurinos y animalistas, pues cree que en gran parte responden a los intereses de las multinacionales de la alimentación de mascotas, como ha quedado patente en numerosas ocasiones. Estima que sólo en la Comunidad de Madrid hay 1.200.000 mascotas con un gasto medio en alimentación de 5€/día, lo que significa unos ingresos de 6 millones de euros diarios, sólo en Madrid, y cree que contra esas cifras de negocio no se puede luchar. Quizá sean sus hijos, que han heredado la afición, los que tengan que enfrentarse al problema.
Alcalde, el semental clonado
Tomada de Espai taurí

Para este año la temporada empezará en Olivenza y estará en Fallas, Sevilla, Madrid en dos tardes, Pamplona, Bilbao, Dax, Nimes y más pues la camada es larga, en fin que casi es más corto decir las ferias en las que no estará, que a las que acudirá con su ganadería disputada por las figuras, lo que mantiene a su propietario orgulloso y encantado de compartirlo con los aficionados que estábamos presentes.
Victoriano del Río firmando un recuerdo para la Tertulia de Jordán

Fotografías de Andrew Moore

lunes, 13 de febrero de 2017

LO IMPORTANTE ES EL RESPETO. DÁMASO GONZÁLEZ EN “LOS DE JOSÉ Y JUAN”

La profesión hay que dejarla limpia para los que vienen detrás, por eso es tan importante el respeto, respeto a la palabra dada, respeto a la profesión, dijo Dámaso González en su conferencia-coloquio en el LX Ciclo de Conferencias de la Peña Taurina “Los de José y Juan”.
Dámaso González repasó su trayectoria taurina
y personal en una conferencia de "Los de José y Juan"



Decir Dámaso González es decir Albacete y es decir temple, sus dos grandes referencias. En Albacete ha recibido el afecto de sus paisanos, que le han aupado en su carrera y le han arropado en sus despedidas de los ruedos en 1988, 1994 y la, por ahora, definitiva en 2003. Ha sido protagonista de la corrida de ASPRONA, que convirtió en una gran cita de la temporada. Incluso tiene una estatua, que resiste incólume en estos momentos, donde los recuerdos y símbolos taurinos son permanentemente violados por los bárbaros.
Rafael Cabrera, presidente de "Los de José y Juan"
introduce la conferencia-coloquio de Dámaso González

El temple es su gran virtud torera, la que le permitió mantener su estatus de figura del toreo desde su alternativa en 1969 hasta su retirada en 1994, que luego tuvo un colofón desde la corrida de ASPRONA de 2002 y una breve reaparición en las temporadas 2002 y 2003. Habla del temple traduciéndolo por suavidad, pues con el toro no hay que pegarse mediante el castigo, sino convencerlo, desengañándolo con la velocidad acompasada de la muleta. Aporta una explicación técnica de como el toro aunque se fija en la muleta entera, al moverla el animal persigue la bamba de la muleta pegada al suelo y no el estaquillador que se desplaza más alto y más lejos de su vista humillada.
Dámaso González con un toro de Miura en Bilbao
Tomada del blog Toro, torero y afición


Nunca se ha peleado con nadie, afirma de los empresarios, pero todos se han peleado con él. Ha defendido siempre, con esa suavidad que le pide al temple, su dignidad, que en este mundo de los toros tiene que ver con las ganaderías que se lidia y el dinero que se cobra, lo que inevitablemente conlleva choques con empresarios. Choques que siempre han acabado resolviéndose, pues no en vano ha sido apoderado por todos los grandes empresarios-apoderados, Camará, Choperas, Lozano, Miranda, Gil e incluso Simon Casas, con quien también compartió cartel en una novillada cuando Dámaso se anunciaba como Curro de Alba.

En la sala Antonio Bienvenida de Las Ventas

Reconoce su final aceptación por Madrid en la corrida del 22 de mayo de 1993 y toros del Conde de la Corte, donde todos los grandes periodistas taurinos le homenajearon con su nombre en los titulares. “¡Qué grande es Dámaso, que grande!” fue el titular de Barquerito en DIARIO 16, “Madrid reconoció a Dámaso González” tituló Zabala en ABC, “Damasistas de repente” puso Joaquín Vidal en EL PAIS, quien remacharía en su posterior crónica del 2 de junio en la despedida de Madrid: “Don Dámaso dicta su última lección”, escribiendo “El fundador del toreo contemporáneo dice adiós”. Pero quizá llevado de la modestia de la que hace gala, no se detiene en exceso, como tampoco lo hace en la época en la que le contaban los pases desde la andanada.
Recorte de mi columna del 22 de mayo de 1993
en DIARIO 16

Prefiere hablar de sus primeros pasos en el toreo, donde se sintió feliz, pues, dice, sólo tenía que torear y disfrutaba cuando una correosa vaca se tragaba dos pases bien dados. Pertenece a una de las últimas generaciones de toreros que se hicieron en el campo, en las capeas, en los pueblos, apartando vacas para darles dos muletazos en la noche, orientándose para poder asistir a los tentaderos y hacer fila en la tapia para aprovechar las últimas embestidas de las tientas. Frío, largas caminatas, viajes clandestinos en los trenes de mercancías, comida incierta, descansos atropellados y cogidas duras, marcan los comienzos de una profesión, que se va despejando cuando Pedrés le enrola en la parte seria de su espectáculo cómico taurino y definitivamente con el apoderamiento de Camará, con quien dará sus primeros pasos como novillero y matador de toros.

Repasó su historia taurina en un coloquio distendido

Su ganadería, de origen Salvador Domecq y su familia, sin olvidar su dedicación a Albacete donde es un ciudadano reconocido, son sus ocupaciones actuales, sin entrar en el mundillo del apoderamiento y negocio taurino.
Recibiendo la felicitación de Rafael Cabrera
y los aplausos de los asistentes tras la conferencia


Le gusta que el toro galope y que el matador remate el pase largo, sin dejarse el toro debajo y a la controvertida pregunta sobre su concepto de la estética, siempre discutida en su toreo, responde con tronío, afirmando que la estética que le ha gustado siempre es la suya propia, lo que no deja de ser un brillante colofón a una charla dictada con sinceridad, dignidad y sin desgarro, desgranada como afirma que le gustó torear, con suavidad.

Con Dámaso González al acabar la conferencia-coloquio


Reportaje fotográfico de Andrew Moore


lunes, 6 de febrero de 2017

TOREROS JÓVENES EN VALDEMORILLO. LOS NUEVOS NOVILLEROS

Los toreros jóvenes son los nuevos novilleros. Prácticamente desaparecidas las novilladas de las ferias hay un nutrido grupo de toreros que cubren un hueco similar. Toreros jóvenes, que han tomado la alternativa con poco ambiente y sin conseguir un triunfo de relumbrón y que van formando parte de unos carteles, en los que el atractivo es ver sus progresos y esperar que dé frutos su dedicación, la sorpresa de sus buenas maneras o el valor desmedido.
Toro de López Gibaja reseñado para Valdemorillo
Tomada de Arribes Taurinas

Valdemorillo tras traer a tres toreros al final de su carrera como El Cid, Paulita y Fandiño para el sábado, formó el cartel del domingo con tres jóvenes que todavía no han alcanzado la categoría de promesas y antes de entrar en los carteles de ferias importantes, buscan su hueco en estas corridas de pretemporada.
Martín Escudero con su valor firme
Foto de Paloma Aguilar

La ganadería de López Gibaja, poco conocida, resultó interesante para los aficionados y complicada para los toreros jóvenes. Toros ásperos, de gran trapío en especial los tres últimos, con embestidas irregulares, resultó una prueba dura para los toreros y sus inexpertas cuadrillas, quienes se movieron al compás de las características de los toros, sin llegar a imponerse a ellos.
Posada de Maravillas torea con gusto
Foto de Javier Arroyo

Martín Escudero aguantó con firmeza las irregulares embestidas del primero de su lote, a la postre el mejor del encierro y las del quinto que fue muy a menos, se le puede esperar a que complete su formación. Posada de Maravillas que tiene ángel con la muleta, parece falto de mando e incluso decisión, además de matar fatal y Christian Escribano, el más veterano de los tres, parece un torero voluntarioso, con conocimiento y sin mucha proyección.
Gran estocada de Christian Escribano
Foto de Javier Arroyo


Una ganadería interesante y complicada parece que requiere para dar un buen espectáculo toreros con capacidad y decisión. Para los toreros en formación es una dura prueba que tienen que ir saltando para poder decir que son alguien y sacar la cabeza en este mundo de pocas oportunidades, que cuanto más las necesitas, más duras te las ponen. La temporada ha comenzado.

miércoles, 1 de febrero de 2017

MIGUEL DE MIGUEL. IN MEMORIAM

Nos encontramos a principios de los 80 en los altos del 7. Miguel estaba en la delantera de grada justo en la localidad encima de la mía en la fila 27. En los 90 cuando empecé a publicar artículos en DIARIO 16, caímos en la cuenta de que teníamos el mismo apellido y empezamos a llamarnos primos entre nosotros y seguramente lo fuéramos, pues nuestros abuelos venían de Hontoria del Pinar, pueblo en tierras de Burgos cercanas a Soria.
En los altos del 7 en la feria del 2010,
con una flecha blanca Miguel de Miguel
Foto de Eduardo de la Cruz

En la olla de gritos (muchos) y susurros (pocos) que era la plaza de Las Ventas y especialmente el tendido 7 en aquellos años, la voz de Miguel era amable e ingeniosa. Formaba parte de ese reducto que dimos en llamar “los altos del 7”, en el que coincidíamos periodistas, políticos, intelectuales, sindicalistas, policías, profesores y demás gente de mal vivir, que situados entre la poderosa protesta del tendido bajo y la agria crueldad de la grada, tenía una reflexión y expresión más agradable, aunque no exenta de crudeza.
El tendido 7 visto por Gallego y Rey en 1987

Como buen aficionado de Madrid, había nacido en otro sitio, en concreto en La Rioja, y hacía honor a su tierra apareciendo de vez en cuando, con unas botellas de vino de la zona, que contrastaban con el áspero vino, mejorado con gaseosa, que traíamos en nuestras botas para trasegar el enjundioso bocadillo que nos apretábamos tras el tercer toro. Bocadillos que tarde tras tarde nos guardaba debajo de su asiento para entregarlos a su debido momento con su grito de “Pásame el menú”.
Crepúsculo en Las Ventas


La mala salud se cebó, llevándose a su mujer Pilar a finales de siglo y dejándole los pulmones tocados hasta necesitar un trasplante. Nunca dejó de venir a los toros, ni cuando tuvo que moverse con su bombona de oxígeno antes del trasplante. Tras su operación vivió unos años espléndidos, disfrutando de su vida renovada y transmitiendo la alegría un tanto ácida y refrescante de que hacía gala en los toros. Un disfrutón, eso era y eso fue mientras pudo, hasta que las fuerzas le abandonaron el lunes 30 de enero. Descansa en paz, primo.

jueves, 26 de enero de 2017

EL DISCRETO ENCANTO DE LAS CHARLAS TAURINAS

Una manera de pasar el invierno sin toros y sin separarse de la afición. Un lugar de encuentro con fieles amigos. Un estilo de pasar el rato y dejar oír nuestro lamento de lo mal que está esto de los toros. Una forma de ampliar el conocimiento de la tauromaquia. Una manera de disfrutar los toros fuera de la plaza y un mentidero de la rumorología taurina.


Rafael Cabrera, presenta el Aula de Tauromaquia del CEU 2013-2014


Todo esto y mucho más son las charlas taurinas que tanto se prodigan en invierno, en las cuales diversos grupos de aficionados convocan a toreros, ganaderos, empresarios y todos aquellos que de una manera u otra están relacionados con la fiesta y se supone que tienen algo interesante que contar.
Debo confesar que he sido alérgico a este tipo de reuniones durante años, pues me interesan más las opiniones de mis amigos, las reflexiones escritas y los comentarios personales establecidos con cercanía. Ahora me prodigo más, incluso asisto con frecuencia y, desde luego, aprecio su interés.
Programa del LX Ciclo de Conferencias de la
Peña "Los de José y Juan" este mes de febrero de 2017

El Aula de Tauromaquia del CEU es una cita con la mejor reflexión sobre los toros que disfruto asiduamente, en sus próximas sesiones se centrará en el análisis técnico y veterinario de la elección de los toros para las diferentes corridas. La Peña Los de José y Juan organiza los sábados de febrero un ciclo de conferencias, este año es el nº 60, que son una memoria viva de la historia taurina. La Orson (Ateneo Orson Welles) combina la curiosidad intelectual de sus miembros con la cercanía de sus invitados, siempre primeras figuras. La Peña Los Areneros, El Puyazo, el Club Taurino de Madrid, se turnan los fines de semana de invierno en Las Ventas, donde este año, uno de los habituales, La Unión de Abonados de Madrid da la campanada, con la presencia el 29 de enero del nuevo empresario de Las Ventas, Simón Casas, y todo su equipo, quien ya acudió a la Asociación El Toro de Madrid siempre atenta a los protagonistas de actualidad.
Programa de la UAATM del 29 de enero
con la presencia de Simón Casas

Hay más, mucho más. Asociaciones, revistas, entregas de premios, comidas, visitas a ganaderías, bolsines, en todos los pueblos y ciudades taurinas los aficionados se reúnen para poner en común su afición. Esa que está siendo denostada, ninguneada, incluso insultada y escarnecida, pero resiste.
Con Frascuelo y Antonio Miura 
en la cena de entrega de premios
de la Peña Taurina de Riaza
Foto de Julián Barahona

Resiste, en parte, gracias a la colaboración de los profesionales, al esfuerzo de muchos aficionados, que defienden, defendemos, la fiesta de los toros con absoluto desinterés económico y a sabiendas de que cuando empiece la temporada, el negocio de los toros se inclinará por derroteros muy distintos a los que figuran en cabeza de nuestras conversaciones; que las ganaderías que nos gustan y premiamos ocuparán un papel marginal en las ferias, que los toreros que nos interesan seguirán peleando en el círculo de una serie B que se han inventado para relegar a quienes pueden mover el árbol del negocio, que los estudios de veterinarios caerán en el olvido ante los aplausos del público de ocasión que es quien llena las plazas, que las buenas palabras de empresarios, gestores, presidentes, se estrellarán con el duro muro de la realidad.
La Asociación El Toro de Madrid en la
plaza de tientas de El Ventorrillo

Seguiremos disfrutando de las corridas de toros y volveremos la vista a Francia, actual tierra de promisión, a la que defenderemos con mayor entusiasmo que conocimiento, y resistiremos. Resistiremos defendiendo un espectáculo singularmente bello, conceptualmente moderno e intelectualmente complejo, del que las charlas de invierno son también una parte importante.

  

viernes, 20 de enero de 2017

JAVIER VÁZQUEZ, TORERO SIN DRAMATISMO EN LA TERTULIA DE JORDÁN

Javier Vázquez relata su historia taurina exenta de épica y dramatismo. Con seguridad y satisfacción del papel que ha ocupado en la historia taurina, sin mostrar cuentas pendientes con la vida y la profesión. Una historia urbana de un joven de los 80, lejos de los avatares por capeas y tapias propios de generaciones anteriores. Atraído por los toros desde los 10 ó 12 años, decide apuntarse en la escuela taurina de Madrid con 14 años. No cuenta injerencias, impulsos o experiencias familiares, sino que lo relata en primera persona, lo decidió él.
Javier Vázquez en la Tertulia de Jordán

Aprendió a manejar los trastos, pero dice que no fue de los que más se aprovecharon de la escuela. Su mayor aprendizaje con toros fue en la parte seria de El Chino torero y después, ya como matador, con Dámaso González.
Javier Vázquez con el toro de Román Sorando
en Las Ventas el 31 de mayo de 1993

Recorte de mi artículo en DIARIO 16
de la corrida de 31 de mayo de 1993

Afirma, con indisimulado orgullo, que su faena al Román Sorando el 31 de mayo de 1993, es una de las grandes faenas que se han hecho en la Plaza de Las Ventas, en lo que tiene razón. Su carrera taurina arrancó este día, que empezó sin apoderado y sin contratos y tras la que le apoderó Manolo Lozano y se mantuvo en una zona media del escalafón durante cinco años, toreando más de 20 corridas en España y otras tantas en América por temporada, especialmente en Colombia. Siguió toreando siete temporadas más con un número menor de corridas hasta su retirada.
Javier Vázquez

Relata los diversos avatares de su carrera taurina  de forma pormenorizada, analítica. El público nunca regala nada, dice, hay que ganárselo delante del toro. Comenta la diferencia entre el toro actual y el de los años 90 que se movía menos, se caía más. Siempre ha habido ganaderías mejores, pero en los 90 las camadas eran más cortas y los toreros tenían que torear un abanico de ganaderías mayor. Lo importante es el toro, dice, y si todos los toreros torearan todas las ganaderías nos llevaríamos alguna sorpresa. A lo largo de su carrera toreó ganaderías acordes con su posición en el escalafón, aunque en Sevilla de las tres corridas que toreó, fueron dos de los pedrajas de Mª Luisa Domínguez en los lunes de resaca y una de Cebada Gago. Sevilla es una plaza complicada para un torero de la zona media, cree, pues siempre hay quien piensa que estás quitando un puesto a un torero local.
Javier Vázquez en Las Ventas

Quita dramatismo a su desafortunado accidente por el que perdió un ojo, del que sólo habla tras preguntarle y desde luego sin ponerlo en primer plano. Efectivamente su prótesis no le hace desmerecer su porte, que recuerda al de un galán maduro de cine.

Se muestra preocupado por la situación de la tauromaquia en la sociedad, pues, dice: “Nos han quitado los toros de nuestra vida”, al quitarlos de la TV y dificultar su difusión entre la infancia y juventud, aparecen como algo extraño, algo que hay que ir a buscar. La deriva animalista de la sociedad es impredecible y se manifiesta en muchas actividades, no sólo en los toros.

Sigue vinculado con cierta distancia, al mundo de los toros, como profesor, que fue, de la Escuela taurina El Juli de Arganda, como efímero apoderado de El Soro y toreando de vez en cuando en el campo con amigos y no descarta, aunque no contempla, involucrarse más en este mundo complicado y de negocio difícil. Todo desde la mesura y la reflexión exenta de dramatismo y de épica, pero cargada de la experiencia de un torero de vocación, que encontró su camino en la fiesta en la década de los 90.

Reportaje fotográfico de Andrew Moore

miércoles, 4 de enero de 2017

EL BOLSÍN TAURINO SERRANILLO EMPIEZA EL 8 DE ENERO

Una buena manera de empezar el año, que sirve a la vez para dejar atrás los fastos navideños y para encarrilar la vida ordinaria, esa que lejos de ser monótona, esconde los mejores momentos de placer envueltos en la siempre sorprendente cotidianeidad, es empezar con toros.


Cartel anunciador del V Bolsín Taurino Serranillo

Víctor Barrio, quien participó como director de lidia en el Bolsín, 
estuvo muy ligado a todas las actividades taurinas en la zona de Riaza

El Bolsín Taurino Serranillo, organizado en memoria del empresario Santos Santos “Serranillo”, por su viuda, la torera Puri Linares y su hija Vanessa Santos, inquieta y capaz propagandista y divulgadora taurina, empieza el día 8 de enero, en su finca Aldiñigo cerca de Riaza, para quitarnos rápido la legaña que deja la resaca festiva.
 Diego Aznar, ganador de la IV edición del Bolsín

Los finalistas de la III edición con las organizadoras 
Puri Linares y Vanessa Santos y el picador Israel de Pedro


No soy yo capaz de descubrir nuevos valores viendo a jóvenes becerristas mostrar sus capacidades frente a las eralas de tienta, pero me parece muy interesante ver desarrollar los conocimientos taurinos, en sus diversos niveles, a adolescentes imbuidos de la seriedad del rito y de la dificultad del dominio de las vaquillas.
El cuadrante con los participantes en la V edición


Preparados para disfrutar del limpio aire del invierno serrano, este año con sesiones dobles y una parada para comer, el bolsín es una cita con la tauromaquia del frio que algunos dicen echar de menos en Valdemorillo, tras la construcción de su plaza cubierta, y que se puede disfrutar en un entorno de sencillez, pureza y austeridad que posiblemente prefigura el futuro inmediato de la tauromaquia.

La austera y funcional plaza de tientas en Aldiñigo


Santiago Muñoz, Daniel Menés, Alvaro Sánchez y Diego Aznar han sido los ganadores de las ediciones anteriores del Bolsín que se desarrolla en un ambiente de seriedad y fraternidad y que cada año produce más satisfacciones, especialmente para los que estamos acostumbrados a ver la tauromaquia casi solamente desde los tendidos de las plazas de toros, pues te ayuda a entender cuantas ilusiones, esfuerzos y dedicación al aprendizaje, están detrás de un torero que consigue vestirse de luces en una plaza de relumbrón.